OSKO: DE ANTICRISTOS, BESTIAS, MUJERES Y OTRAS YERBAS (PARTE 5)

Osko: “De Anticristos, bestias, …” (parte 5)

EN EL COMBATE DE RESISTENCIA

Y DE REPENTE…

TODO EL MUNDO SE PUSO A HABLAR DE LO MISMO

(Reflexiones sobre un escrito de Mons. Tomás de Aquino Ver Aquí)

“Vox turturis audita est in terra nostra”

Sí; pero hay que tener muy en cuenta que la tórtola puede hablar con toda claridad, pero sus oyentes entender como a ellos les parezca, o peor…, tal vez lo que han hecho fue “entender” lo que más les convenía, conforme era el objeto de su amor.

De pronto, la cuestión que venimos tratando en esta serie (De Anticristos, Bestias, Mujeres y Otras Yerbas) aparece mencionada por diversas personas, en diferentes sitios web; ya vimos el ELEISON 529 donde M. Williamson puso ante nosotros a Hugh AKINS y su libro SINAGOGUE RISING, que tiene muchos puntos de contacto con lo que estamos proponiendo desde éstas páginas.

Después apareció Mons. Tomás de Aquino, quien hace una breve mención de la cuestión; y cuando estábamos terminando este escrito apareció un artículo de JAFG (AQUÍprecisamente comentando las afirmaciones de Mons. Tomás de Aquino.

No sin asombro por la coincidencia que venimos a encontrar entre sus palabras y las que pergeñábamos para este artículo, y aunque parezcan repetidos nuestros argumentos, creemos que merece la pena publicarlos insistiendo en los mismos.

Claro que no escapará a nadie que nosotros hacemos una mayor y más vehemente puntualización en ciertos aspectos relacionados con la CUESTIÓN JUDÍA, que se encuentra también, aunque implícita, en el escrito de JAFG.

En todo caso, nuevamente resultan ser alentadores estos cruces; incluso con Mons. Tomás de Aquino, con quien resultará obvio al cabo de estas letras que discrepamos en algunas cuestiones, conclusiones, o expresiones de deseo suyas, que lamentablemente no se llevan para nada bien con la realidad.

A las manifestaciones que concurren a asumir las mismas cuestiones que hemos abordado, en una “coincidencia” más que llamativa, vienen a sumarse otras que desde hace bastante tiempo venimos observando en numerosos lugares desde los que se propugnan una revisión urgente de la historia más reciente, como así también de una profunda y también urgente (a veces inclusive con un formato netamente panfletario) necesidad de que los pueblos, las sociedades de los distintos países del mundo entero asuman que existe una situación de características muy graves.

Esto entendido en términos meramente seculares o prosaicos, despojados completamente de las cuestiones trascendentes y/o religiosas; pero no obstante, demuestra que hay un cierto despertar. La existencia de tanto “conspiracionismo” con sus paranoias y todo, de tantas expresiones de disidencia y rebeldía contra lo “establecido”, en el sentido del Nuevo Orden Mundial, del “establishment”, de la “élite mundialista”, de los grupos o lobby`s que ingenierizan la sociedad humana, del inmenso poder de las organizaciones sinárquicas o del mismísimo KAHAL (Corporización más o menos secreta que rige sobre las cuestiones inherentes a los judíos; aunque se pretenda su NO existencia desde la creación del Estado Sionista de Israel, el Kahal existe), son llamativas y sin dudas responden a causas profundas.

Sin pretender con esto darnos un lugar que no nos corresponde, diremos que esas causas las conocemos muy bien, aunque no seamos los únicos en conocerlas cabalmente.

Puede verse en la web, en innumerables sitios, donde, con disímil claridad, y con diferentes enfoques y desde posicionamientos también completamente discordantes, no obstante, se clama, se aclama y se reclama, en derredor de la historia reciente.

La conclusión será obvia: son muchos, muchísimos los que proponen que sea revisada la historia oficial, al mismo tiempo que se procura un relato más acorde con la realidad y con la verdad.

Y…, ¿cuándo va a ser más acorde con la realidad y con la verdad, sino cuando más se ajuste esa historia a las cuestiones que la determinan y que van ligadas siempre con la Meta-historia?

Aquí es donde, a nuestro juicio y el de muchos otros, debe asumirse con mentalidad apocalíptica la observación y el análisis de los acontecimientos tan gravemente determinantes ocurridos en los últimos siglos.

Es aquí donde se hace necesaria una exégesis diferente, y más actual; no por pruritos de “modernosidad” o un afán “progresivo”, sino porque desde nuestra actual perspectiva sin dudas tenemos la posibilidad de ver concretado lo que otros vieron significado en imágenes o símbolos, ya que las exégesis convencionales no parecen satisfacer la necesidad actual, a la vista, como estamos, de acontecimientos muchísimo más graves todavía y en la convicción casi total y completa de estar adentrándonos en los tiempos inmediatos a la Parusía.

Insistiremos siempre en que se trata de sugerencias e intuiciones, y no de certezas que quisiéramos imponer, o que fuesen asumidas como incontestables.

Pues bien, dichas estas palabras, vamos ahora con algunos comentarios respecto del artículo de Mons. Tomás de Aquino.

Hay muchísima confusión; esto es inevitable después de décadas y décadas de propaganda yanqui, de propaganda inglesa, de propaganda francesa, de propaganda rusa…, (pudimos haber dicho de “propaganda judía”, y hubiera bastado; ya que esta última contiene a todas las anteriores).

La manipulación de la información, de la propaganda, de la educación, de los medios de prensa, y de la cultura en general, ha creado una confusión innegable. Tal confusión incluso llegó a afectar el entendimiento de un Papa como Pío XI que tuvo una cierta actitud… ¿cómo diríamos?, era un hombre permeable a las insinuaciones de los agentes liberales por los cuales, la Sede Petrina estaba asediada desde mucho tiempo.

A tal punto esto fue así que en España, el apoyo de Pío XI al bando franquista fue considerado muy tibio no sólo por el régimen, sino también por los fieles, el clero y la jerarquía católica española; o sea por todos los nacionales. Si bien Pio XI se había manifestado alguna vez contra ciertas arbitrariedades de la Republica Española, es importante recordar que el término cruzada”, apadrinado desde rectorales y sacristías para definir al levantamiento del General Franco por medio del cual se salvó a España de la tiranía marxista/comunista, fue repudiado por la Santa Sede, y que fue sólo por medio de la insistente presión del cardenal Gomá, Cardenal de Toledo y Primado de España, que el Vaticano le otorgó el reconocimiento diplomático al estado franquista en junio de 1938.

Si las autoridades vaticanas no aceptaban el término de CRUZADA para la gesta que derribó a la República Española (másonica, marxista y judaica) no puede extrañar a nadie que la misma conducta se repitiera poco tiempo después ante otra gesta que merece el nombre de CRUZADA.

Y menos podrá extrañarnos que la dicha jerarquía católica sucumbiese (como prácticamente todo el mundo) frente a las seducciones del aparato propagandístico “Aliado” (del que volveremos a hablar), al punto de llegar a ver como BUENO lo que era MALO, y viceversa; y “criminales” donde no los había y “salvadores” del “Occidente Cristiano” en quienes eran en realidad sus sepultureros.

Cardenal Don Isidro Gomá y Tomás

No es ese el único caso en que el comportamiento político de Pío XI fue errático y favorecedor de la Revolución. Específicamente es innegable el grave perjuicio ocasionado a los católicos franceses cuando Pío XI condenó la Acción Francesa de Charles Maurras, dándole un golpe mortal a la causa católica en Francia. (Años después serían rehabilitados por Pío XII, pero el daño ya era irreparable); contra los cristeros mexicanos (tal y como cuenta Mons. Lefebvre en su propia biografía); ¿testigos de esa particular tendencia pontifica?, el Cardenal Louis Billot y el Padre Henri Le Floch, entre otros menos notables.

De modo que no resulta extraño que Pío XI, el mismo que lisonjeaba a Benito Mussolini (llegó a decir del Duce que era “un Hombre de la Providencia”), el mismo que recomendaba a los católicos votar a los fascistas y apoyar al gobierno fascista de Mussolini, en cambio no supiera ver por dónde pasaba la acción de la Divina Providencia y “El Dedo de Dios… dejando un surco en la historia”.

Pero como todo tiene una explicación, y este caso no es la excepción a esa regla, la razón de la simpatía de Pío XI para con Mussolini es inseparable de las concesiones que el Duce le hiciera cuando el famoso Tratado de Letrán; Mussolini impuso a la Religión Católica como la única del estado italiano y si bien el espacio físico otorgado al Vaticano era mínimo le permitió alcanzar el estatus de Estado Soberano y entrar en el concierto de las naciones del mundo (si hasta parece una “tentación“… dígase si no). Además (y no se trata de un dato menor) la Italia Fascista indemnizó a la Iglesia con una enorme suma de dinero, en razón de los territorios de los llamados Estados Pontificios que le fueran arrebatados (¿otra tentación…?, solo estamos suponiendo); así se escribe la historia.

Mussolini firmando los documentos del Tratado de Letrán

Que quede claro que no estamos rechazando ni condenando el Pacto de Letrán; solamente relatamos los sucesos y los analizamos a la luz de otros hechos.

Prueba de aquellos errores en materia política es uno de los resultados; tal vez el más evidente de todos: la completa impunidad con la que la URSS se fagocitó a media Europa, sumiendo en el terror y la miseria comunista a millones de personas.

Por lo que esta conducta, asumida por los más altos estamentos de la Iglesia en materia política se tornó obumbrante respecto de la Verdad. Ciertamente, “L’Église sera éclipsée”…

Evidentemente no parecen caracterizarse los Pontífices de los últimos siglos por su mucha clarividencia política, salvo excepciones bien nombradas.

Tampoco fueron siempre acertadas todas las decisiones y/o posicionamientos políticos de los hombres de Iglesia a lo largo de los siglos; más bien lo contrario es la verdad, salvo las consabidas excepciones; un personaje que marcó la historia de Francia y de Europa en su momento, el Cardenal Richelieu, no fue precisamente lo que se dice un dechado de virtudes cívicas ni de una rectitud inquebrantable respecto de la “cosa pública“ o en las cuestiones de estado, sino más bien cultor de un maquiavelismo pavoroso. Es más… por mucho que haya querido beneficiar a “su” Francia, el Cardenal Richelieu con su increíble alianza con los príncipes protestantes (siendo él un obispo de la Iglesia Católica) por medio de la cual consiguió acabar con la dinastía católica austro-española de los Hausburgos reinante entonces en el Sacro Impero Romano Germánico, asumimos que terminó perjudicándola, tanto como a la Europa y la PAX Cristiana.

Cardenal Richelieu

Pero, todas estas son cuestiones opinables. Los calores políticos enfervorizan y no es conveniente perder de vista aquello que, lo intuyamos o no, trasciende la historia; lo que la supera; lo que está por encima de ella.

Los asuntos de la historia tienen su anticipación fuera de ella. Y también su explicación; y personalmente creo que grande será la sorpresa para muchos cuando, una vez consumados los tiempos, una vez acabados estos “cielos y tierra vieja” y llegados los “Cielos nuevos y Tierra nueva”, tomen los hombres conocimiento de la realidad verdadera. En el tiempo post-parusíaco los hombres sabrán. Llegarán a conocer de qué tan diversa forma fueron las cosas; tan diferente; tan diametralmente distinta a las presunciones humanas. Tan distinto el juicio humano del Juicio Divino respecto de tal o cual personaje de la historia. ¡Cuántos caerán Aquel Día, de sus broncíneos pedestales! ¡Cuántos reconocidos pro-hombres de la historia oficial se revolverán en el estiércol! Y, en cambio, ¡cuántos que fueron despreciados, aborrecidos, maldecidos, escupidos, insultados, asesinados vilmente, calumniados y difamados por años y siglos serán vistos levantarse de sus tumbas iluminados con una luz diferente, por los ojos asombrados de muchos!

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Yahvé.

Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”

Momento de aplicar estas palabras de Isaías 55, 8-9 a tantísimas cuestiones, pero en especial, al juicio de los hombres, al juicio de la historia; un juicio casi siempre injusto, teñido de “partidismos” revolucionarios e hipócritas, y que, para colmo, y principalmente en los últimos siglos, está cubierto de una viscosa baba judaizante que lo distorsiona todo, historias personales, acontecimientos, significados, objetivos, y sobre todo la Realidad y la Verdad.

Esa “baba judaica” es como lentes de color que usa todo el mundo hoy en día; por medio de los cuales el Misterio de Iniquidad hace que los hombres vean el mundo, la vida, las circunstancias, de un modo distorsionado.

La Meta-Historia es anterior y superior a la historia humana; así como el inframundo respecto del Misterio de Iniquidad al cual rige, antes y ahora. No se trata de una simple suma de acontecimientos, como muchos desconocedores de estas cuestiones que exceden el marco de lo meramente visible, mensurable, explicable, etc., pueden suponer. Existe el Misterio. Y existen misterios inefables que muchas veces explican lo que no tiene explicación humana alguna.

Dejando atrás al “hombre racional” de nuestro tiempo (en el sentido que le da nuestro tiempo a esa expresión) donde no hay lugar para otra cosa más que un escepticismo atroz, ignorante y soberbio, producto de la falta de una visión trascendente y de un lógicamente consecuente materialismo, proponemos el mucho mejor, sensato, poético y realista pensamiento shakesperianoque “Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, que las soñadas en tu filosofía”.

De modo que aprestémonos a desatar un coro de voces contradictorias al afirmar que es muy posible que haya más cosas desconocidas en la vida y en la persona del hombre más compulsivamente difamado en todo el siglo XX, de las que pudiéramos suponer.

Y también diremos que es significativo que el difamador compulsivo y sistemático sea nada menos que EL JUDÍO; el enemigo del mundo, con todo su inmenso poder de iniquidad.

“Dime quién habla mal del ti; y te diré que, quién y cómo eres”.

En fin…; que Monseñor Tomás de Aquino, se pregunta, ¿por qué la Santísima Virgen no mencionó a ALEMANIA?

Preguntaremos más, todavía…

¿Cómo es que se le “escapó a la Santísima Madre de Dios, mencionar los “bárbaros y criminales” eventos que el III Reich iba a desatar con el drama de la II Guerra Mundial?

¿Cómo es que no le advirtió al mundo entero, que muy pronto un “loco”, un “genocida”, un “asesino” se encaramaría en el poder de la nación alemana y la llevaría, junto con toda Europa, a la destrucción?

¿Cómo pudo obviar la Piadosísima Teotokos el HOLOCAUSTO?

Francisco sentado frente a un barracón de Auschwitz

He aquí la intervención del Cielo. La intervención de la Madre de Dios que, sugestivamente, no hace mención ninguna de todas aquellas cosas que llegarían a ser DOGMAS MODERNOS INDISCUTIBLES, por medio de una propaganda insidiosa y falaz.

Ya que estamos… podríamos preguntarnos muchas cosas.

O, tal vez sea mejor, RESPONDERLAS, como estamos intentando hacer desde hace varios artículos.

Llegado a este punto, M. Tomás de Aquino expresa un pensamiento “políticamente correcto”; no para el mundo actual sumergido completamente en una atmósfera culturalmente marxista y judaizada, sino para el pequeño mundo de los tradicionalistas y conservadores católicos.

En efecto, para todos ellos es digerible aquello de:

“El mal causado por Rusia fue mayor que el mal causado por Alemania. El mal causado por Alemania es mucho menor, comparado con el mal causado por Rusia, durante y después de la II Guerra.”

Pero, ¿esa es una manera correcta de decir las cosas?

Para responder esta pregunta sería necesario hacer innumerables aclaraciones y realizar un inmenso trabajo previo, además de dedicar muchísimo tiempo a revisar prácticamente todo lo relacionado con la II Guerra Mundial, los Aliados, y el III Reich.

Tenemos a la vista y es innegable el mal causado por Rusia, como dice Monseñor Tomas de Aquino. Pero…, ¿se limita a éso nada más?

Sin el menor atisbo de duda, podemos decir que fue y es muchísimo más terrible el mal ocasionado por los otros países miembros del inicuo bando Aliado. El Reino Unido, Francia y los EEUU, todos ellos son responsables de haber entregado media Europa al comunismo, al crimen, a la desolación, a la Revolución de los “sin Dios“. Fueron ellos los que salvaron de su completa destrucción a la Unión Soviética, provocando una guerra que obligó a Hitler a postergar su objetivo principal que era la destrucción del comunismo marxista (y también lo hicieron cuando el avance de las tropas del III Reich era demoledor, proporcionándole incondicionalmente pertrechos a Stalin) y sostuvieron esa creación judaica que fue el régimen comunista de la Unión Soviética.

Y ellos, han ido mucho más lejos todavía. Hoy, los países llamados “occidentales y cristianos” son los que (ya desaparecida la Unión Soviética) continúan judaizando al mundo, y ellas mismas están inmersas en una atmósfera culturalmente marxista.

Son ellos los que sostienen el MISMO SISTEMA FINANCIERO y ECONÓMICO JUDÍO que exprime y explota a todos los pueblos del mundo. Son ellos los que impulsan políticas universales, inspiradas por personajes surgidos de la sentina judaica. Son hombres y mujeres judaizados, que sirven al Mundialismo Masónico; y todos dan cumplimento a la profecía cuando SIRVEN SERVILMENTE Y RINDEN PLEITESÍA AL ESTADO SIONISTA DE ISRAEL.

Frente a todo esto que describimos, y teniendo ante nuestro ojos el resultado, que es el mundo que han construido con la asistencia de las potencias del inframundo, no quedan dudas respecto de qué lado estaba lo mejor.

Porque es necesario recordar que esa tan vilipendiada Alemania de los años 30 y 40 del pasado siglo, se debatió en inferioridad de condiciones, y fue sometida a una guerra que quiso evitar, pero que una vez desencadenada la misma, lucho heroicamente y supo (con sus más y sus menos) por qué lo hacía.

Pedirle a los dirigentes y combatientes de entonces razones teológicas acerca de los motivos de su lucha es un absurdo; y siempre ha sido cuestión fácil y arteramente cobarde hacer leña del árbol caído.

Fue fácil y cómodo llenarse la boca hablando de “Mit Brennender Sorge”, mientras que lo mejor de la juventud alemana y europea (de los más de un millón de hombres de las SS, solo 400.000 eran alemanes, más de 600.000 provenían de distintas naciones europeas) se batía en los campos de batalla del Frente del Este, con la consigna grabada en sus corazones de detener a la Bestia Roja o perecer en el intento.

Breve excursus a cargo del Coronel León Degrelle:

Si la Waffen-SS no hubiera existido, Europa hubiera sido barrida completamente por los soviéticos en 1944. Hubieran llegado a París mucho antes que los americanos. El heroísmo de la Waffen-SS detuvo a la aplanadora soviética en Moscú, Cherkov, Cherkassy y Tarnopol.

Los soviéticos perdieron más de doce meses. Sin la resistencia de las SS los soviéticos hubieran estado en Normandía antes que Eisenhower. La gente demostraba una gran gratitud hacia los jóvenes que sacrificaban sus vidas. Desde las grandes órdenes religiosas medievales no se había visto un heroísmo y un idealismo altruista así. En este siglo de materialismo, la SS se levanta como una brillante luz de espiritualidad.

No tengo ninguna duda, en absoluto, que los sacrificios y los logros increíbles de las Waffen-SS tendrán sus propios poetas épicos como Schiller. La grandeza en la adversidad es el rasgo distintivo de las SS.

La cortina del silencio cayó sobre las Waffen-SS después de la guerra, pero más y más hombres jóvenes se enteran, de algún modo, de su existencia y de sus logros. La fama está creciendo y los jóvenes exigen saber más. En cien años casi todo estará olvidado pero se recordará la grandeza y el heroísmo de la Waffen-SS. Será la recompensa por una epopeya.

Es fácil hablar desde un escritorio. Es fácil hablar de “cristianismo”. Es difícil morir por algo.

Una posición TIBIA en aquel tiempo recomendaba la equidistancia entre las potencias beligerantes… ¿Hubiera sido posible reflexionar acerca de que “A los tibios los vomitaré de mi boca”?

 

 Voluntario de la división azul en el frente del este

Frente a tanta vergüenza, es mejor quedarse con hombres como León Degrelle y otros muchos miles más como él. Muchos de ellos, apenas si eran adolescentes de 14 o 15 años, pero hombres ya (mucho más que hombres de años); chicos de muy pocas palabras, pero dedicados a aniquilar blindados rusos con sus panzerfaust, en ese infierno en que llegó a convertirse la Defensa de Berlín.

Vergüenza de la Cristiandad es haberle mezquinado apoyo, auxilio, y oraciones a los últimos defensores de Europa y de la Cristiandad.

Y, aunque parezca reiterado, vergüenza de haber sucumbido ante la seductora tentación de la propaganda judía, a cambio de “participar” en la conformación del mundo de la post-guerra para conseguir poquísimos años después (apostasía mediante, por supuesto, y con veedores judíos en el Concilio Vaticano II) ser aceptada (en su faceta de religión aggiornada y como estado Vaticano) en el concierto de las naciones judaizadas del mundo.

De todos modos, Monseñor Tomás de Aquino, al decir que Alemania produjo mucho menos mal que la URSS, estará admitiendo (por lo menos) entre otras cosas, que lo del HOLOCAUSTO no es más que una mentira, entre otras tantas mentiras de la historia oficial “fabricari per Iudaeos propter Iudaeos”.

Así que, como en el caso de M. Williamson y su ELEISON 529, nos alegramos mucho de tener compañía, aunque como ya dijimos, se trate de una compañía que realmente no esperábamos,

En realidad, para que no se nos acuse de cierta petulancia, diremos que nos complace saber que en cuestiones como éstas nuestro pensamiento es cercano al de otros (no decimos que sea IGUAL; decimos CERCANO).

Pero Mons. Tomás de Aquino dice luego que

Muchos en Francia fueron condenados a muerte, bajo acusación de colaborar con Alemania. Hasta ahora los que cooperaron con Rusia están exentos de cualquier acusación. Sin embargo, Nuestra Señora habló de Rusia y no habló de Alemania. Grave error de parte de los Aliados, que vieron el error del nazismo, que es real y que fue condenado por Pío XI, pero no vieron el error del comunismo, que es peor y que fue igualmente condenado por Pío XI como “intrínsecamente perverso”. Las consecuencias fueron que Rusia extendió sus errores por todo el mundo, provocando guerras y persecuciones contra la Iglesia.

En efecto, ayer y hoy es premiado colaborar con los malos, con el error, con la mentira, con la iniquidad. Y ayer y hoy se castiga a quien colabora con los mejores o con los buenos, con los que procuran defender la Verdad, y se condena a los que intentaron e intentan frenar el avance del Misterio de Iniquidad.

Ahora bien, no es correcto decir que los Aliados cometieron un grave error.

Es faltar a la verdad decirlo de ese modo; porque, en realidad, no se equivocaron creyendo hacer un bien…; sino que conscientemente llevaron a cabo una judaica acción, es decir, perversa, siniestra, pérfida…

Está mal decir que los Aliados NO VIERON EL ERROR DEL COMUNISMO.

Es faltar a la verdad decirlo de ese modo; porque, en realidad, LO VIERON; y hablar de error parece más bien un intento de exonerar a los llamados “aliados” de una complicidad maliciosa.

Aquí se ve claro cómo Mons. Tomas de Aquino cae en el mismo lugar común en que cae la gran mayoría (inmensa) de las personas. Y sobre todo (y lo peor) sucumbe (insensiblemente tal vez) ante la seducción del canto de sirenas propagandístico judaico, que no otra cosa es la Historia Oficial elaborada, como ya dijimos, POR JUDÍOS y PARA EL BIEN DEL JUDAÍSMO.

Los Aliados no cayeron en ningún error. Los Aliados FUERON UN MAL Y SON UN ERROR; si por ERROR se entiende lo que fueron en realidad: un INSTRUMENTO DÓCIL y OBEDIENTE en manos del ABOMINABLE MISTERIO DE INIQUIDAD, que impulsa o desarrolla ISRAEL.

Para terminar, Mons. Tomás de Aquino trae la consabida monserga destinada a convencernos de que Bergoglio (¿si no, quién? ¿Caffarra?, que ya se fue; ¿Burke? ¿Acaso… Muller?, al que ya echaron) debe Consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María…

Digamos algunas cosas al respecto.

Si de lo que se tratase fuera de impedir que cierto tipo de errores, que Rusia ya difundió por todo el mundo, dejen de ser difundidos…, entonces no alcanzaría con consagrar Rusia. Más bien, y antes que nada, lo que hay que exorcizar es al VATICANO, empezando por Santa Marta; y luego, sin olvidar hasta el más pequeño de los Dicasterios Romanos, se verá por dónde continuar… Pero, para el caso de que semejante disparatada situación, cercana al sainete, pudiera darse, y como condición previa a todo, parece que sería necesario primero exorcizar al mismísimo Bergoglio de las 666 legiones de demonios que lo tienen encantado (poseído quise decir). ¿Habrá piaras de cerdos por allí cerca? Me refiero a cerdos de verdad…

¿Qué como sabemos que son 666 legiones de demonios? No sabemos…; pero que son muchos… ¡clavado!

Y como se murió el Padre Amorth (extraño y excéntrico exorcista conciliar…, dudoso, por cierto)… ¿Qué nos queda?

Yo que sé… Así de inverosímil y grotesco es el escenario desde el cual debería ocurrir la tan suspirada y deseada “Consagración de Rusia” (que ya esparció los errores que NO debía esparcir; y ganó la guerra que NO debió ocurrir, si PÍO XI hubiera hecho oportunamente lo que NO hizo. Y cuando lo hizo PÍO XII, aunque de modo incompleto, ya era tarde).

Parece absurdo e incongruente tener la posición que mantienen los obispos de la Tradición Católica, y al mismo tiempo decir que:

“Recemos para que el Papa, con todos los obispos, consagre Rusia al Inmaculado Corazón y que así Rusia se convierta y el mundo tenga un tiempo de paz, paz que el mundo no tiene y no tendrá mientras no se someta al dulce yugo de Cristo Rey.”

Es absurdo e incongruente, porque Bergoglio no es católico; y éso lo sabe perfectamente Mons. Tomás de Aquino. Como que también sabe que los obispos de la iglesia conciliar tampoco son católicos, por lo que…

¿De dónde piensa Monseñor Tomas de Aquino que saldrán las peras?

¿De los álamos?

Las mismas “peras”, pero podridas, de creer que los Aliados, tan sólo cometieron un error y decir deben arrepentirse y esperar a que lo hagan…

Es lo mismo que esperar que sea restaurada la Cristiandad antes de la Parusía.

Tal vez este tipo de “peras“…

Por si alguien dijera que en nuestro pensamiento no parece haber lugar a la Divina Providencia, o como si dijéramos que Dios no puede intervenir, diremos que se trata de, precisamente, todo lo contrario.

Dios ya ha intervenido dándole a La Santísima Virgen María el protagonismo con el cual Ella intervino oportunamente.

Y Ella, como bien dice Mons. Tomás de Aquino, no acusó a la Alemania Nacional Socialista, sino que acusó a la Rusia Soviética; no habló de los errores de Alemania, habló de los errores de Rusia; pero los hombres interpretaron lo que les vino en gana, y amaron más las obras de sus manos, sus propios países, sus propios status, sus propias ideas acerca de las cosas, de la política y del mundo, y rechazaron aquello que la Divina Providencia le daba al mundo entero y con lo cual hubiera podido ser detenido el Misterio de Iniquidad.

Es como en aquel chiste, donde un hombre que cae al mar dice para sus adentros “Dios me salvará”; y a renglón seguido llegan diversas embarcaciones y hasta un helicóptero de rescate en su ayuda; pero el hombre a todos los rechaza afirmando con ferviente convicción que no los necesita; que se vayan, porque el confía sólo en el Cielo, diciendo “Dios me salvará”. Ya se sabe el fin de la historia; el hombre perece ahogado y cuando reclama ante el Divino Trono por lo que él interpreta un abandono, el Padre Eterno con cierta ironía dice: “Hijo mío…Te envié, tres barcos y un helicóptero…“

Es por todas estas cuestiones de las que hemos hablado que puede afirmarse que en el tiempo que va desde el final de la II Guerra Mundial hasta el momento actual se ha constituido el Reino de la Mentira y de la Iniquidad y de la más abyecta injusticia.

Porque una vez lograda y decretada la DERROTA MUNDIAL, después del aciago (para nosotros) Día de la Victoria Aliada, que fuera celebrada en todas las sinagogas y los centros de finanzas y las logias en todo el mundo (el verdadero vencedor fue ISRAEL, para quien trabajaron todos consciente o inconscientemente), a la vista de la devastación, del horroroso resultado alcanzado, de los crímenes de guerra de los verdaderos asesinos, y de la situación potencialmente empeorada en que dejaban al mundo, todos aquellos hombres, dirigentes, eclesiásticos, por vergüenza, por ignorancia, o por cobardía, aceptaron el falseamiento de la historia.

Y entonces, cada cual se escribió la suya propia, pletórica de falsos principios y falsas hazañas; y con ella todavía hoy engañan al mundo entero.

Ese Reino, constituido sobre la base de la mentira y que tiene como objetivo la completa judaización de los pueblos, está incapacitado en sí mismo de generar absolutamente ninguna moción o impulso de arrepentimiento que lo sane.

Entre tanto, los genuinos héroes aguardan el verdadero Día de la Victoria, porque es absolutamente cierto que “Vox turturis audita est in terra nostra”…, pero los hombres de Iglesia, y los dirigentes de las naciones supuestamente cristianas, y el pueblo cristiano, todos ellos, en su gran mayoría, entendieron lo que se les dio la gana…

 

 

 

Anuncios
Publicado en Antropología, FILOSOFIA POLÍTICA, guerra 1939-1945 | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

….degollados…impúnemente…!

https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=LuzrCREBzFE

 

https://youtu.be/LuzrCREBzFE

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

…la serie de Fibonacci

José Luis Corral:

EL ENIGMA DE LAS CATEDRALES.

Mitos y Misterios de la Arquitectura Gótica.

 

5.- La Simbología. La imagen del Universo.

[Pág. 177]

Una catedral gótica no es sólo la casa de Dios: Es también el templo del pueblo, de todo el pueblo. {…}. …es la plasmación, a escala humana, de la obra del Creador del universo.

{…}. La catedral gótica fue el mayor esfuerzo hecho hasta entonces por el ser humano para imitar la obra de Dios, y por ello se utilizaron los mismos argumentos atribuidos al Creador en el origen del mundo: la geometría, la razón y el orden de los números.

{…}.

5.- La Simbología. Las proporciones de la catedral.

Pág. 181

Platón sostiene en su Timeo que el mundo ha sido creado a partir de la geometría y del número, y de ahí la armonía que rige la creación. {…}.

Según los geómetras medievales que a partir del siglo X aprendieron sus conocimientos de la geometría griega, {…}, el triángulo equilátero representaba la Trinidad, el cuadrado era la relación perfecta entre el Padre y el Hijo, y el círculo el principio de la unicidad de Dios. {…}.

Y en este ámbito había un número cuyas proporciones eran las de las medidas que Dios había dado a los hombres {…}. Esa proporción {…} es la que viene definida por la relación de la unidad por la unidad más dos tercios de la unidad: {…}; es decir, 1 x 1,666… Ese número, o esa proporción, está muy cerca de otro número mágico, el número , que da lugar a la llamada proporción áurea, es decir, a 1 por 1,618… O lo que es lo mismo, la relación existente en la ecuación “AB es AC como AC es a CB”, siendo C un punto interior del segmento que une A y B.

Los maestros que levantaron las catedrales góticas eran expertos geómetras, y conocían bien los números y sus relaciones. {…}. {…} el citado número o proporción áurea {…} que ya se conocía en el siglo XVI con el nombre de divina proporción. Se trata de un número irracional que se obtiene de la relación existente entre la longitud de un segmento y un fragmento interior del mismo. Esa relación se expresa con el número irracional :  1,61803398887… y así hasta el infinito, que también puede expresarse con la fórmula  1 + V— [raíz cuadrada de]  5/2.  El número Fí  está además relacionado  con otro número  irracional, , el famoso 3,1416… Su relación se expresa con la fórmula: Pí es igual a Fí más 1 multiplicado por 10 y por 12 y partido por 100.

{…}  El número fue descubierto por el matemático Leonardo de Pisa (1175-1250), más conocido como Fibonacci, {…}, que escribió hacia 1202 el “Libro del ábaco”, un tratado matemático en el que estableció su famosa secuencia numérica, creada al desarrollar una serie de números a partir de la unidad mediante la suma de los dos anteriores; es decir, la serie 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89…  Es la llamada “serie Fibonacci”.

De la aplicación de esta proporción resulta que cualquier serie de rectángulos que tengan las medidas de sus lados según la relación de Fibonacci encaja perfectamente en un cuadrado. {…}. [Pág. 183].

Publicado en Cultura, Europa | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

TLV1 – PSR INT – ¿QUE PASA EN VENEZUELA?

TLV1 – PSR INT – ¿QUE PASA EN VENEZUELA?

 

 

https://youtu.be/uhj8HT_UjAE

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=uhj8HT_UjAE

TLV1 – PSR INT – ¿QUE PASA EN VENEZUELA?

Publicado en VENEZUELA | Etiquetado , | Deja un comentario

EL SENTIDO DE LA VIDA

El Sentido de la Vida

 

https://www.youtube.com/watch?v=EOjyWjnxaRY

 

https://youtu.be/EOjyWjnxaRY

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

https://www.youtube.com/watch?v=T5wBQncYt8Q

https://youtu.be/T5wBQncYt8Q

 

 

Heidegger    /  Ser y tiempo (el sentido de la vida )

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Jules Fernand Nicolaÿ (1848-1922)

https://fr.wikipedia.org/wiki/Fernand_Nicola%C3%BF

Jules Fernand Nicolaÿ es el hijo de un profesor de literatura nativa de Boulogne-sur-Mer , Pierre-Louis-Émile Nicolay (1812-1890). Descendiente de Coopers artesiano y Boulogne , que probablemente no se relaciona con el Marqués y condes de la casa de Nicolai . Fernand Nicolaÿ hered-o los bienes de su padre que corresponde a una gran parte del antiguo campo de Boulogne , al que dedicó un estudio histórico.

Después de haber estudiado en la Facultad de Derecho, en la Sorbona y el Colegio de Francia , Fernand Nicolaÿ se convirtió en un abogado en el Tribunal de Apelación de París en 1872. Defendió, entre otros, los intereses de Albert Mun , el arzobispo de París y de Pelerin 2 , se le pide  por las autoridades de la iglesia, consejo legal  contra las medidas anticlericales tomadas por los republicanos en 1880. Por lo tanto, se opone a la legalidad de decretos de 29 de marzo de 1880 sobre las congregaciones 3 , la de la ley Goblet excluyendo a los congregacionistas de las escuelas públicas 4 , en el proceso contra Assomptionnistes 5 , o la suspensión de tratamiento eclesiástica 6 .

Nicolay es de hecho un católico militante, de opiniones  antimodernista . Miembro de la Corporación de los  publicistas cristianos, y durante diez años, la oficina de la Liga Nacional contra el ateísmo , es uno de los oradores del movimiento “en defensa de la libertad religiosa y los derechos de los padres de familia” en meses mayo de 1880 7 , uno de los ponentes del Congreso Católico 1888 Congreso el 8 y el autor de libros que refleja su punto de vista conservadorpatriarcal y paternalista . El Papa Pío X  aprecia “su obra tan profundamente católica” y le nombra comandante de la Orden de San Gregorio Magno 9 . Nicolay va en contra de la legalización del divorcio , que considera “el sacramento del adulterio” 10 , y hace campaña para el restablecimiento de las hermanas en los hospitales civiles 11 . También desarrolló sus ideas durante muchas conferencias, escritos en varios periódicos conservadores y escribió panfletos. Uno de ellos, publicado en 1875, aboga por un sistema de voto plural acordando de voz adicional  a los electores graduados, a los padres de familia y a los grandes contribuyentes 12 .

El 28 de de mayo de 1881, se casó con Alice -Marie-Rose-Albertine Gripon (1861-1923), hija del notario Maxime Gripon. La pareja Nicolay fieles de la Iglesia de Santo Thomas Aquinas y con domicilio en n o 2 de la calle de La Planche , tenía cinco hijos, incluyendo: Marie -Joseph-Emilia (1883-1960), que se casó en 1903 Econ el Dr. René Le Fur  ; Cristiano -Marie-Maxime-Fernand (1884-19 ??), que entra en las órdenes; Jean -Louis-Marie-François (1890-1959), un abogado con el Consejo de Estado y el Tribunal de Casación , padre de Pierre Nicolaÿ  ; y Germaine -Marie (1892-1976), que se casó en 1918 con el ingeniero militar Louis Henri Bosquillon de Frescheville (1887-1970).

Galardonado en varias ocasiones por la Academia Francesa y la Academia de Ciencias Morales y Políticas , Nicolay  se dirige a esta  última en de mayo de 1914 para postular para el puesto dejado vacante por la muerte de Charles Waddington , pero Ernest Seilliére quien fue elegido en la segunda ronda de votación 13

 

Publicado en biografía | Etiquetado , | Deja un comentario

Alicia Rubio: “La ideología de género no tiene base científica; niega la biología”

En su página 8, el diario “La Nueva España” (Oviedo,24 junio 2017) publica lo siguiente:

Alicia Rubio: “La ideología de género no tiene base científica; niega la biología”

“El objetivo del feminismo es dominar al varón y la criminalización del hombre, no la igualdad”, asegura la escritora.

M. J. I. 24.06.2017 | 04:41

 

De izquierda a derecha, Alicia Rubio, Rodolfo Espina (presidente del comité asturiano de VOX) y Rocío Monasterio.  IRMA COLLÍN

“La ideología de género no tiene ninguna base científica; niega la biología y contradice a la ciencia”. Así lo afirmó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA la profesora Alicia Rubio, autora de “Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres”, el polémico libro que critica los fundamentos de la llamada ideología de género. Alicia Rubio calificó de “gran negocio” los intereses que se mueven en torno a las políticas de género, “que en realidad lo que persiguen es provocar la muerte civil del disidente de ese pensamiento único que partió del feminismo”.

Rubio, que denunció la persecución a la que, según dijo, está sometida por los argumentos que plasma en el libro, acusó al feminismo de perseguir “la dominación del varón y la criminalización del hombre, no la igualdad entre ambos géneros”.

“Esta ideología de género que nos quieren imponer niega la existencia de hombres y mujeres naturales; todo es fruto de los convencionalismos sociales y el ser humano es sólo pensamiento, sin una base biológica”, señaló Rubio. La masculinidad se identifica con machismo y maltrato. Todo el maltrato viene del hombre. Si tu pareja te coge el móvil para ver las llamadas y mensajes eso es maltrato, y si lo hace la mujer no pasa nada”, añadió. Además, Alicia Rubio llamó la atención sobre el hecho de que desde 2012 en España no existen estadísticas oficiales de hombres muertos a manos de sus parejas.

Entre el público, un grupo “disidente”, alrededor de una decena de jóvenes con banderas del Orgullo Gay. En un momento del acto entraron al debate con Alicia Rubio y le expresaron sus discrepancias con lo que allí exponía.

La riosellana Rocío Monasterio, miembro de Vox, arquitecta, empresaria y madre de cuatro hijos, presentó a la autora y llamó la atención sobre “una dictadura que viene a imponernos falsedades que el libro desmonta una a una”. “Los políticos de todos los signos aprueban leyes que nos dicen a los padres cómo tenemos que educar a nuestros hijos y les adoctrinan en cuestiones que son del ámbito de la familia”, agregó. Rodolfo Espina, presidente de Vox Asturias, reclamó al Estado “que no regule el comportamiento sexual de nadie; queremos libertad para todos”.

===

Un grupo de activistas  del “Gay Pride” acudió al Club Prensa Asturiana  a protestar contra Alicia Rubio.

 

A la chica de gafas, al que maneja su movil y al de la barbita, (en primera fila),

LNE los denomina:”La discrepancia”.

FUENTE:

http://www.lne.es/oviedo/2017/06/24/alicia-rubio-ideologia-genero-base/2125751.html

===

Nota de Hirania: A la puerta del Club de Prensa Asturiana, calle Calvo Sotelo, 7 (Ahora la calle ha sido renombrada como calle F. Garcia Lorca) se situó una furgoneta de la Policia Nacional a fin de proteger la celebración de la conferencia impartida por Alicia Rubio, quien, como es sabido, ha sufrido molestias diversas debido a la publicación de su libro, el cual ha tenido que ser editado por Amazón, ya que otras Editoriales se negaron.

 

Publicado en Antropología | Etiquetado | Deja un comentario

ANTONIO MEDRANO: LA LUCHA CON EL DRAGÓN

ANTONIO MEDRANO:

LA LUCHA CON EL DRAGÓN

 

 

————————————————–

https://www.youtube.com/watch?v=pXERdj0RUJM

https://youtu.be/pXERdj0RUJM

 

 

Publicado en Belleza, TRADICIÓN | Etiquetado , , , | Deja un comentario

DEL PLAN “FEMINISTA” CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA

miércoles, 8 de marzo de 2017

DEL PLAN FEMINISTA CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA

Traducción tomada de VIDA HUMANA INTERNACIONAL del artículo escrito por Cornelia R. Ferreira

 

Para comprender mejor el feminismo en la Iglesia y su evolución como una religión, nos convendría estudiarlo primero considerándolo como una rama del árbol feminista completo que comparte con él las mismas raíces y tronco; es decir, que tiene los mismos presupuestos básicos, metas y filosofía de la otra rama del feminismo: el feminismo secular.

‘¡Igualdad!’ es el grito de guerra del feminismo secular, que se ha estado organizando continuamente desde el siglo XIX. Al principio, este movimiento buscó y obtuvo reformas que eran realmente necesarias en favor de las mujeres, especialmente en el campo de los derechos civiles. Pero pasado un período de calma, después de la segunda guerra mundial, el movimiento resurgió, convirtiéndose en una verdadera revuelta contra la naturaleza femenina misma. Esto se ha debido en gran parte al estimulante libro The Feminine Mystique (‘La mística femenina’) de la psicóloga Betty Friedan, en el que declara que las mujeres han sido engañadas y se les ha lavado el cerebro para que consideren el ‘papel de su sexo’ de esposa y madre como la única meta deseable. Fue en este libro que el término ‘ama de casa’ se convirtió en algo despectivo con respecto a las mujeres que dedican todo su tiempo a los deberes de madre y esposa. Es interesante anotar que en el pensamiento de la Friedan influyó Abraham Maslow[1], uno de los primeros directores de los movimientos de potencialidad humana y de la Nueva Era, que cree que los individuos se convertirón en dioses y serán independientes de la autoridad de los gobiernos y de las jerarquías religiosas tradicionales. 
  
The Feminine Mystique les enseñó a las mujeres que la vida les ofrecía más que un marido, niños y un hogar[2]. La Friedan proponía una revolución social cuando dijo: “necesitamos una reforma drástica de la imagen de la feminidad que permita a las mujeres alcanzar madurez, identidad y el ser completas en sí mismas, sin el conflicto de la satisfacción sexual”[3]. Esta reforma supuestamente era necesaria porque la cultura existente no permitía a las mujeres “satisfacer su necesidad básica de crecer y desarrollar sus potencialidades como seres humanos, necesidad que no está definida solamente por su papel sexual”[4]. 
  
Betty Friedan fue signataria del Manifiesto Humanista II, cuyo preámbulo declara que nuestra última meta debe ser la realización del potencial de crecimiento de cada personalidad humana”, libre de “las reglas morales tradicionales” y de una fe “pasada de moda” en “un Dios que oye oraciones”[5]. La lectura cuidadosa de este documento revela que las demandas de la Friedan son puro Humanismo (cuyos principios han vuelto a circular como el Movimiento de la Nueva Era)[6] Así, el Humanismo Secular alimentó el movimiento de la liberación de la mujer cuando las mujeres educadas comenzaron a mirar fuera del hogar para realizarse. El matrimonio ya no era una vocación a la que una se entregaba desinteresadamente (como sucede con cualquier otra vocación); ser esposa y madre se consideraban solamente como ‘papeles’ en el drama de la vida, y el concepto cristiano de la feminidad fue desechado. 

Las mujeres atacan a otras mujeres 
En cambio, el ideal comunista de la feminidad obtuvo preferencia cuando la Friedan citó la ‘inquieta’ observación del experto más famoso del mundo en la crianza de niños, el Dr. Benjamin Spock, en el sentido de que “los niños rusos, cuyas madres tienen alguna meta en sus vidas fuera de la maternidad y trabajan en la medicina, la ciencia, la educación, la industria, el gobierno, el arte, parecían por alguna razón más estables, equilibrados y maduros que los niños americanos, cuyas madres que permanecían en casa, no hacían nada fuera de preocuparse por ellos”[7]. Tanto el Dr. Spock como Betty Friedan se preguntaban si “las mujeres rusas eran por alguna razón mejores porque tenían un propósito serio en sus vidas[8]. 
  
La Friedan trabajó mucho para promover la idea de que las madres que trabajan son mejores madres que las que se dedican totalmente a sus deberes maternos. Ella presentó estudios que demostraban que los niños de las mujeres que trabajan eran más equilibrados emocionalmente que los de las amas de casa, y que las madres que trabajan tenían una mayor tendencia a sentirse ‘encantadas’ de estar embarazadas y menos dispuestas a sufrir un conflicto sobre su ‘papel de madre’ que las amas de casa[9]. En otras palabras, bajo la influencia del Humanismo marxista (una rama del Humanismo, reconocida por el Manifiesto Humanista)[10], mujeres como la Friedan comenzaron a atacar otras mujeres (las esposas y madres tradicionales); éste es un aspecto del feminismo que la generación de la Friedan pasó por alto y que la generación actual ni siquiera parece conocer.
  
La Friedan, que tenía amigos en la organización Planned Parenthood[11], también se preocupaba porque “para el final de la década de 1950, la proporción de nacimientos en los EE.UU. estaba excediendo la proporción de la India”[12]. Los matrimonios más temprano y las familias más grandes, formadas por amas de casa, realmente la desconcertaron[13], y por eso fundó la Organización Nacional de Mujeres, que hoy día dirige la lucha en favor del aborto, los derechos de las lesbianas y los esfuerzos para sacar a las mujeres del hogar e incorporarlas a las fuerzas laborales[14] El movimiento feminista secular se convirtió en algo dedicado totalmente a la ‘libertad de escoger’ (el lema familiar de Planned Parenthood, aparentemente tomado del artículo 5 del Manifiesto Humanista II)[15]. ¿Matrimonio, carrera, niños? Nada es tan fundamental para la libertad de la mujer como el derecho a ‘escoger’ el aborto[16].
  
Previendo la resistencia de la ortodoxia religiosa (especialmente el catolicismo y el judaísmo) a sus ideas humanistas, la Friedan tomó la ofensiva. La mujer -declaró- “debe enfrentarse a los ‘prejuicios (y) al temor erróneo, al ministro, sacerdote o rabino…’ La imagen del ama de casa… está entronizada en los cánones de su religión y en las definiciones dogmáticas de la Iglesia con respecto al matrimonio y la maternidad”. La Friedan hasta logró sugerir que la ortodoxia religiosa estaba rebajándose, usando “la técnica manipuladora de la psicoterapia para asegurar la resistencia a la liberación de la mujer[17]. 
  
Explícitamente la Iglesia Católica fue considerada por las feministas como el principal baluarte de resistencia a la nueva mentalidad femenina, destructora de la familia; por lo tanto, la Iglesia tenía que ser destruida. Pero el feminismo secular se encontró con que era difícil hacer esto desde afuera. Por eso, a comienzos de la década de 1970, surgió otra rama del feminismo que, como el feminismo secular, había tenido un comienzo tentativo en el siglo XIX. Al llamarse de varias maneras -feminismo espiritual, religioso o cristiano- esta rama se convirtió en el instrumento para llevar a cabo la reforma feminista secular de la Iglesia, destruyendo su ortodoxia desde adentro. Hasta el 1985, estuve consiente de que el movimiento feminista se estaba haciendo sentir en la Iglesia Católica (conciliar), a través de las exigencias en favor del sacerdocio para la mujer, las monaguillas, etc. Pero en 1985, una serie de ensayos titulado ‘Las mujeres en la iglesia’, fue publicada por la Conferencia de Obispos Católicos del Canadá[18]. Se publicaron para distribuirlos a mujeres en las parroquias a través del Canadá, con el propósito de hacerlas cuestionar su papel en la iglesia. Cuando me preguntaron si podía dar mi opinión sobre esa serie que estaba causando mucha división, consideré necesario estudiar su bibliografía, pues los ensayos estaban tan abreviados que era necesario estudiar las fuentes, para así determinar la filosofía que había detrás de cada sesión.
  
Dicha bibliografía, compuesta casi únicamente de obras de religiosas feministas, lo lanza a uno al centro del pensamiento feminista en la iglesia. Pronto se me hizo obvio que este movimiento que es muy poderoso, tiene ramificaciones verdaderamente alarmantes. En libro tras libro, los avanzados grados académicos de las autoras daban credibilidad a distorsiones de la verdad presentándolas como nuevos conocimientos, una alteración de los hechos para apoyar sus teorías, que un verdadero científico no haría, sino a riesgo de perder toda credibilidad. También vi claro que el feminismo religioso estaba influyendo en las religiosas, los sacerdotes y los obispos en tal grado, que éstos estaban tratando (posiblemente sin darse cuenta), de presentar esta filosofía a los laicos (como por ejemplo a través de la serie ya mencionada)[19].
  
El objetivo de este ensayo es presentar un resumen del plan feminista en la Iglesia, un plan que a menudo está oculto pero que ahora está en su pleno apogeo. Las citas son ejemplos representativos -no extremos- de la vasta literatura religiosa de las feministas. Hay dos grandes ramas en el feminismo. La primera es el feminismo secular, cuyas principales líderes son personas como Betty Friedan, Germaine Greer y Simone de Beavuoir. Luego, desde los inicios de los años setenta, las feministas lograron introducirse en las escuelas de teología, seminarios y conventos para luchar por la igualdad, dando origen a la segunda rama conocida como el feminismo espiritual, religioso o cristiano. El feminismo secular se ocupa más que nada de la forma en que se trata a las mujeres en el mundo. Sin embargo, dado que el feminismo religioso está poblado por monjas [en España, Lucía Caram OP y Teresa Forcades Vila OSB, y en Brasil, Ivone Gebara OSA N del E.], ex-monjas, teólogas [en Colombia, Carmiña Navia Velasco, N del E.] e historiadoras, se preocupa mucho de las prácticas religiosas y del trato que se les da a las mujeres en la Iglesia. Este grupo de mujeres es el que nos preocupa, puesto que bajo el pretexto de la justicia social han rechazado a Dios y parece que han querido tomar su lugar, tratando de crear una nueva Iglesia y una sociedad según su propia imagen y semejanza[20]. 

El feminismo espiritual es solo la cúpula del ‘iceberg’ 
Este feminismo se puede comparar con un témpano de hielo que trata de hundir la barca de Pedro. La parte de arriba, que representa las exigencias de las mujeres con respecto al ministerio sacerdotal, es visible y evitable. La verdadera amenaza proviene de la parte más grande del témpano, que está sumergida y que representa la filosofía de este feminismo religioso. Esta conlleva un grave peligro para las almas, por lo que debemos hacernos conscientes de él para evitarlo. De acuerdo con feministas católicas como Rosemary Ruether (quien firmó en 1984 un anuncio a favor del aborto en el New York Times)[21] y Eleanor McLaughlin, este movimiento comenzó en el siglo pasado. En su libro Women of Spirit (Mujeres de Espíritu)[22] afirman que el ideal “ya sea masculino o femenino” del Nuevo Testamento, dejó de ser visto por las feministas del siglo XIX como algo más allá de la naturaleza (esto es, refiriéndose a la unidad espiritual de aquellos que viven en la fe, como enseña la Iglesia)[23]; y “se ha convertido en un ideal de reforma social”. El liberalismo del siglo XIX consideraba al paraíso como “la meta de… la evolución y la mejora de las injustas condiciones sociales” y lo situaba en la tierra, no en el cielo. Fue la teología liberal del siglo XIX la que “trasladó el concepto de igualdad espiritual del Cristianismo, a una demanda a favor de la reforma institucional, que incluyera…la ordenación de mujeres al sacerdocio”.
  
Así es que hoy escuchamos que la Iglesia debe moverse hacia adelante[24], hacia una “Nueva Humanidad”[25], o “hacia la nueva visión de la comunidad cristiana[26] Pero ¿dónde dijo Cristo que su religión llevaría a una utopía terrenal? Lo que dijo fue que su reino no es de este mundo, que su mensaje iba a causar división y que sus seguidores serían perseguidos[27]. Más aún, la Iglesia enseña que la Revelación ocurrió una sola vez[28], y que el cristianismo no es un proceso de evolución o de descubrimiento de nuevas verdades[29]. Cuando rehusaron ordenarlas al sacerdocio, las feministas religiosas de nuestros días se enojaron tanto, que comenzaron a lanzar epítetos. A la Iglesia la llamaron ‘patriarcal’, tal vez reflejando la idea de Ruether que dice que la jerarquía consiste en “ancianos y célibes italianos” que no pueden entender los asuntos de las mujeres[30]. También llamaron a la iglesia ‘sexista’, otro improperio feminista. En 1979, dos religiosas feministas muy influyentes: Carol Christ y Judith Plaskow, en su libro, Womenspirit Rising (Surgimiento del espíritu femenino), declararon que “el patriarcado es un monstruo de muchas cabezas y por tanto debe ser atacado con todas las estrategias a nuestro alcance[31]. Con esta declaración de guerra pensada, el feminismo espiritual se autoproclamó enemigo de la Iglesia católica y de cualquier religión cristiana o judía que no admita a las mujeres a posiciones de poder.

La primera línea de ataque fue declarar que las mujeres estaban siendo oprimidas por la Iglesia[32]. Necesitaban ser ‘liberadas’ del patriarcado y así la teología feminista surgió como una ‘sobrina’ de la teología de la liberación[33], que incluía el llamado Marxista a la revolución para alcanzar la reforma social en la Iglesia[34] Esta liberación incluye no sólo el alcanzar poder en la Iglesia, sino una liberación total en asuntos de moral, y un control autónomo sobre el propio cuerpo, con respecto a la anticoncepción, el aborto, el lesbianismo y así sucesivamente[35] Otra líder del movimiento feminista espiritual, Elisabeth Schüssler Fiorenza, en su libro ‘In Memory of Her’ (En memoria de ella), afirmó que “en el corazón de la búsqueda feminista espiritual está la búsqueda del poder, la libertad y la independencia para la mujer[36].

La palabra de Dios considerada una mentira 
Las feministas rechazaron cualquier idea de aceptar las enseñanzas de la Iglesia acerca de la ordenación, con una actitud sufrida y humilde como la de Cristo. Fiorenza dijo que no debe atribuirse dicho sufrimiento a la voluntad de Dios, y que los textos bíblicos que se prestan a esta interpretación, fueron escritos para justificar la opresión patriarcal[37]. Esto implica que la palabra de Dios es una mentira, una colección de mitos, y por ello, la conclusión natural de Fiorenza es que la Biblia debe ser ‘desmitologizada’[37]; esto es, reescrita desde la perspectiva feminista.
  
La palabra ‘mito’ se entiende normalmente como una narración ficticia que explica fenómenos naturales[38]. Por lo tanto, la Biblia, Palabra de Dios, no puede contener ningún mito, pues ello implicaría que los autores sagrados no siempre estuvieron inspirados por Dios, y usaron su imaginación cuando quisieron[39] Pero las feministas llamaron a las partes que ellas no aceptan, como por ejemplo la creación de un mundo por un Dios masculino[40] y el pecado de Eva[41], ‘mitos’. Volvieron a escribir estos relatos, que después vinieron a ser su ‘palabra’[42] Pero entonces, tal vez para disimular su ataque directo a la veracidad de la Palabra de Dios, han redefinido la palabra mito. Según la teóloga canadiense Sor Virginia Varley SSJ: “el mito no es una mentira o algo irreal”, sino “una historia que da una norma de vida”, una interpretación de una “verdad inexpresable[43]. Puesto que la interpretación de una persona vale tanto como la de otra, se justifica el volver a escribirlas[44], y la palabra de las feministas se vuelve igual a la palabra de Dios. Pero es una falacia el ver la verdad como una colección de mitos, pues, como ha señalado el Cardenal Ratzinger, la verdad es algo por lo que se puede morir, pero, ¿quién muere por mitos que son intercambiables?[45].
  
La reinterpretación de la historia bíblica -la palabra de las feministas- llegó a conocerse como la ‘historia de ella’ (herstory)[45] Según Sheila Collins, “al hacer de la historia algo relativo”, la ‘historia de ella’, socava la autoridad de la revelación bíblica como el único canal de la verdad[46] Christ y Plaskow añadieron que la tradición es solamente “una serie de decisiones humanas que pueden revocarse usando la imaginación…”[47] De este modo la ‘palabra de la mujer’ y/o la ‘historia de ella’, se han convertido en un arma para atacar el fundamento mismo de la enseñanza de la Iglesia: la verdad revelada por la Escritura y la Tradición.
  
La ‘historia de ella’ se hizo útil también de una segunda forma. Ruether dijo que, para que uno pueda “afirmar una idea en contra de la cultura dominante, debe formarse un subgrupo cultural” para apoyar la otra posición. La ideología dominante (el ‘jerarquismo’) y el orden social tuvieron que primero ser desacreditados y debilitados, para que los grupos contra-cultura pudieran aumentar y sobrevivir[48] (esto se parece mucho a las tácticas comunistas[49]). Provocaron a las mujeres a la ira para que abandonaran la Iglesia, y formaran nuevas comunidades para “liberarse del patriarcado[50] El método se utiliza para debilitar a la Iglesia, y fortalecer la nueva ‘Iglesia Mujer’ (Womanchurch como la llaman Ruether [51] y Mary Malone [52]), elevar el nivel de conciencia es la técnica de manipulación psicológica conocida como hacer concientes. El arma que se utiliza es la ‘historia de ella’, empleada en este caso para revivir las experiencias personales de mujeres que perciben opresión y sexismo en la Iglesia y en la sociedad[53].

“Hasta las brujas sufrieron opresión 
Las reuniones para contar historias, que ponen énfasis en heridas pasadas y presentes, garantizan la producción de ira. Las experiencias actuales de las mujeres se combinan extensamente con una historia reescrita, para mostrar que las mujeres siempre han sido oprimidas. Según dicen, hasta las brujas sufrieron en el pasado debido a la ‘opresión patriarcal’, porque eran mujeres poderosas, y no porque estaban promoviendo el mal. Este tema ocupa cerca de la cuarta parte de la película del Consejo Nacional de Filmes del Canadá producida por mujeres, denominada ‘Behind the Veil: Nuns’ (Detrás del Velo: Las Monjas)[54]. Fiorenza dice que mantener vivos los recuerdos de los sufrimientos de las hermanas que nos precedieron les da a las feministas cristianas un ‘poder subversivo’ y una solidaridad con las mujeres del pasado, del presente y del futuro[55]. Desafortunadamente, cualquier filosofía que fomente la ira y el odio para atacar a Dios y a su Iglesia, está abierta a convertirse en arma del demonio.
  
La ‘historia de ella’ es la base de la así llamada ‘teología feminista’, que según Collins, no se puede iniciar con abstracciones, sino con historias de mujeres, para que pueda tener más significado[56]. Esta teología de liberación de la mujer subyace la espiritualidad feminista[57], que se interesa por el espíritu humano y el mundo, y no por el alma o por un mundo más allá de la tierra[58]. El feminismo anímico o espiritual es, por lo tanto, una nueva religión, totalmente anti-católica. Su única pretensión a alguna semejanza con la cristiandad parece estar basada en las comunidades gnósticas (herejes y pseudo-cristianas) de los dos primeros siglos, como explicaré en breve.
  
Ahora bien, si el feminismo religioso es anti-católico, ¿por qué algunas de sus seguidoras alegan ser católicas? Hay dos posibles razones. La primera es que para algunas mujeres es difícil romper. Tienen esperanzas de que la Iglesia cambiará, pero mientras más se apegan al feminismo, menos pueden soportar el lenguaje no inclusivo y las misas celebradas por hombres[59], y eventualmente tendrán que dejar la Iglesia, o permanecerán en ella por la segunda razón. Esta segunda razón, es parte del juego feminista y de su plan oculto. La hermana Donna Quinn OP (otra de las personas que firmó el anuncio del New York Times), la resumió cuando dijo que ella permanece en la Iglesia para cambiarla, de modo que deje de ser sexista y pecaminosa.
  
Este plan fue presentado por Ruether en su libro Sexism and God Talk’ (El sexismo y el lenguaje de Dios)[60]. Primero, se deben crear las ‘comunidades feministas de base’ para concientizar, estimular nuevas ideas y rendir culto. Ella también les llama a estos grupos aquelarres como si fueran reuniones de brujas. Fiorenza y la hermana Diann Neu SP las llaman ‘eclesias’ (iglesias)[61] y el nombre más reciente es Womanchurch (la Iglesia de la Mujer o Mujer Iglesia). Segundo, estas mujeres asisten ex-profeso a iglesias institucionales, de manera que “las liturgias transformadas, la reflexión teológica y la acción social que se desarrollan en los grupos de base”, puedan ejercer su influencia en la Iglesia. Tercero, la iglesia entonces se convierte en un ‘campo misionero’ de las comunidades de base. Los miembros de la Mujer Iglesia (Womanchurch), al permanecer en la Iglesia tradicional, mantienen las “líneas de comunicación” abiertas entre esta y la comunidad de base, de manera que puedan anunciar su ‘buena nueva’ a un mayor número de gente: “el Evangelio como algo que nos redime del patriarcado”.
  
En estos grupos de adoración Mujer Iglesia, las feministas celebran su ‘palabra’ y su ‘revelación’[62] obtenida a través de sueños y fantasías, al estilo de Carl Jung[63] y contada a través de ‘la historia de ella’. Se perdonan las unas a las otras a través de su propio sacramento de la penitencia, celebran su propia eucaristía, que no es la transformación del pan y el vino en el cuerpo y sangre de Cristo, sino la transformación de la comunidad “en el cuerpo de la nueva humanidad, infusa en la sangre de la nueva vida” y ‘simbolizada’ al compartir el pan y el vino juntas[64] Esta es una nueva religión a la que quieren convertir a la Iglesia Católica (sic). Es una nueva comunidad cristiana, hacia la cual estamos siendo impulsados. 
   
En su búsqueda de material que emplear para reescribir las Escrituras y la Tradición y para desarrollar su propio culto, las feministas admiten haber comenzado a rebuscar material hereje y anti-canónico[65] Fue así como encontraron apoyo en las creencias gnósticas y heréticas sobre la vida comunitaria, de las que parecen haber tomado mucho; y de los ritos del ocultismo, de la brujería y del paganismo, a fin de desarrollar su teología y sus liturgias[66].
 
“Eva mostró sabiduría, no orgullo
Siguiendo el pensamiento gnóstico, creen en un creador femenino[67], o un dios que es a la vez hombre y mujer[68]. Se consideran a sí mismas divinas, puesto que el propio conocimiento, es conocimiento de lo divino[69]. Una persona divina no puede pecar, por lo tanto, la única salvación necesaria es la liberación del sexismo, que es el único pecado que existe[70] y esto lo pueden alcanzar por sí mismas, según decía la teóloga canadiense Elisabeth Lacelle[71], gerente del Comité ad-hoc que produjo la serie de folletos. Siguiendo esta línea de razonamiento, no hubo pecado original, así que Eva mostró sabiduría, y no orgullo y desobediencia, al querer llegar a alcanzar la misma sabiduría que Dios,72 por lo que la declararon una feminista.
  
Cristo vino sólo para darnos un mejor conocimiento, y uno llega a ser igual a él cuando alcanza este nivel de sabiduría y en ese instante, lo mismo que en el gnosticismo, la persona no necesita aceptar la autoridad de una iglesia institucional[73]. Como los gnósticos se hacían llamar cristianos[74], las feministas citan libremente los propios evangelios gnósticos como revelación cristiana[75] y como tanto los hombres como las mujeres ejercían el ministerio en su vida religiosa[76], la comunidad gnóstica llegó a ser un modelo importante para las feministas. Algunos precedentes más modernos del gnosticismo pueden observarse en los cuáqueros, quienes también seguían esta línea de pensamiento y de vida[77].
  
Finalmente, en la búsqueda de algún ritual que reflejara la experiencia de la teología feminista, descubrieron que los rituales centrados en la adoración a las diosas eran apropiados. Adaptaron estos ritos para sentar las bases de una comunidad religiosa centrada en lo femenino[78]. Esta teología, que ahora incorpora la brujería, es la base de la liturgia feminista pseudo-cristiana. Pero, ¿qué cosa ven en la brujería las mujeres modernas educadas? Simplemente les hace sentirse poderosas, disfrutan de igualdad y autonomía en cada reunión, tienen una rica fuente de simbolismos y ceremonias que llenan sus sentidos. La brujería las hace sentirse plenamente humanas, y las ayuda a alcanzar metas materiales[79]. En el desarrollo de sus liturgias, las feministas religiosas han recibido ayuda de verdaderas brujas y la más influyente es una mujer llamada Starhawk [cuyo verdadero nombre es Miriam Simos Goldfarb -מִרְיָם שִׁמְעוֹץ גוֹלְדְפַרְבּ-, judía y bisexual. N. del E.][80].
  
La brujería oculta en las liturgias feministas
Los rituales propios de la brujería (en los cuales participan las feministas)[81] son fáciles de identificar, pero la brujería que está oculta en esta religión pseudo-cristiana, es difícil de detectar. Una de las liturgias más conocidas actualmente es la Letanía pseudo-católica[82] en la cual las heroínas feministas vivas o muertas, incluyendo a una mujer demonio[83] y hasta a la propia Ruether[84], son elevadas a niveles de santas o diosas[85] y por lo menos en dos de estas letanías, se pide la posesión de alguna persona para fortalecer a los miembros del grupo ‘como iglesia’. En vista de todo esto, es imposible que esta iglesia sea otra cosa más que Womanchurch[86] Según las enseñanzas de la Iglesia Católica, sólo los espíritus malignos pueden responder a este tipo de oraciones[87], lo cual deja a las participantes abiertas a ser poseídas por el demonio[88]. Estas ‘letanías pseudo-católicas’ son exactamente iguales a las que se llevan a cabo en un ritual de brujería del libro de Starhawk titulado Dreaming the Dark’ (Soñando con la oscuridad)[89] Se bendicen unas a otras imponiéndose las manos con comidas ritualizadas, con bailes y cantos, y llevan a cabo ceremonias que constan de 13 personas dentro de un círculo: todo esto indica ritos de brujería, como lo es también el contar historias para hacer surgir la ira[90]. La verdadera prueba está en saber si la ‘liturgia’ realmente da culto a Dios y a su Iglesia, que es la única razón de ser de la práctica católica[91]. Incluso la veneración a los santos y a la Madre de Dios están dirigidas para la gloria de Dios, puesto que reconocemos que su excelencia sobrenatural se deriva de Dios mismo por los méritos de Jesucristo[92].
  
Muchas brujas feministas, concientes de su carrera profesional, dicen ser miembros del ‘movimiento del espíritu de la mujer’[93], pero la expresión ‘espíritu de la mujer’ (Womanspirit), es solo un eufemismo que quiere decir brujería -de ahí que el tema de la brujería surja tan fuerte en este libro titulado Womanspirit Rising’ (Surgimiento del espíritu de la mujer), que aparece en la bibliografía de la serie de folletos, en las cuales feministas religiosas muy importantes (también Starhawk), han publicado al menos un ensayo[94].
  
No se tiene conocimiento acerca de cuántas feministas están involucradas en la brujería. En elCanadá, la película ‘Detrás del Velo’, se vale de las religiosas para ayudar a crear un clima de aceptación. Existen evidencias de que bajo este disfraz pseudo-cristiano, la liturgia de esta brujería feminista ha pasado inadvertida para la jerarquía y la hacen llegar a los laicos sin que se den cuenta[95] De todas formas, el número de feministas que practican la brujería hoy en día no es lo que importa, ya que la brujería siempre ha tenido adeptos. Lo que sí es de extrema importancia es el darse cuenta de que la brujería que estamos viendo surgir en la Iglesia, es el fruto y el resultado final del camino que ha tomado el feminismo espiritual. Este camino comienza con la necesidad de emplear el lenguaje inclusivo[96], que progresa a través de un rechazo de Dios debido a su masculinidad y lo sustituye por una deidad femenina: ‘la diosa interior’; y finalmente encuentra la necesidad de adorar a esta deidad; una necesidad que sólo se puede expresar mediante la brujería[97]. Las feministas que se hallen en cualquier punto de este camino, deben considerar muy cuidadosamente dónde es que termina este camino, y el hecho de que la lógica seductora y la falsa espiritualidad de este movimiento, pueden llevarlas rápidamente fuera de la Iglesia y hacia el mundo del ocultismo.
  
El feminismo cristiano, al abrazar el ocultismo, no podrá durar por mucho tiempo, pues el demonio siempre destruye a quienes se le unen. Existen muchas advertencias bíblicas contra los falsos profetas que tergiversan la verdad[98], que han abandonado las aguas vivas y las han cambiado por cisternas rotas (Jer. 2, 13) y “han seguido de largo”[99] y se apartan de Dios (Jer. 2, 31), para adorar a ídolos que pueden estar dentro o fuera de ellos mismos. San Pablo en Colosenses 2, 8 nos previene de seguir “filosofías vacías y seductoras que siguen meramente tradiciones humanas y se basan más en los poderes cósmicos que en Cristo”. En el versículo número 18 nos llama a no “basarnos solamente en la propia experiencia”, ya que esto nos lleva a “hincharnos de un orgullo vacío sobre nuestras propias reflexiones”. Cristo prometió que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia fundada sobre Pedro[100]. Pero cada miembro de su Cuerpo Místico debe ayudar a mantener la barca de Pedro a flote e impedir que las almas se pierdan. ¿Cómo podemos entonces, impedir que las falsas doctrinas feministas engañen a las almas, especialmente las de los niños de esta generación, puesto que esta filosofía está siendo promovida hasta en los primeros grados de las escuelas católicas?
 
Bueno, siempre que Dios ha querido preservar a su gente de la herejía y del error, ha enviado a Nuestra Señora para urgirnos a que recemos el Rosario. Por ejemplo, ella se apareció a Santo Domingo de Guzmán, quien por medio del poder del rosario, peleó con éxito contra la herejía albigense[101]. Muchos Papas han predicado esta devoción; el Papa León XIII dijo que nos mantendría libres del peligro de caer en el error[102] Por lo tanto, las múltiples apariciones de Nuestra Señora en Fátima en este siglo, son de gran significado. Sor Lucía nos dijo que la Virgen predijo “estos tiempos de desorientación diabólica”, en que “el demonio entablaría una lucha decisiva contra Ella. En todas sus apariciones la Virgen, nos pide que recemos el Rosario diariamente, para que no caigamos en las falsas doctrinas[103].
  
Si escuchamos las palabras de la Reina del Cielo, podemos estar seguros de que por medio de su intercesión, el Espíritu Santo guiará con seguridad la barca de las almas a través de estas aguas peligrosas. 

La Sra. Cornelia R. Ferreira reside en los suburbios de Scarborough en Toronto, con su esposo y sus cuatro hijos. Tiene un B.Sc. en Química de la Universidad de Marianopolis y un N. Sc. de la Universidad Sir George Williams (Concordia) en Montreal. A pesar de sus ocupaciones como madre de familia, la Sra. Ferreira reserva parte de su tiempo para pintar, tocar el piano y escribir. Ella es miembro de la organización Women for Faith and Family en el Canadá. Este folleto es una traducción autorizada del original titulado The Feminist Agenda within the Catholic Church”, publicado por Marian Press, Life Ethics Centre en Ontario, Canadá, junio de 1987. Incluye también partes de otro folleto publicado en 1989 por Marian Press de la misma autora, titulado The Emerging Feminist Religion”. Vida Humana Internacional (VHI) los ha editado y reproducido en español con la autorización del editor, el Padre Alphonse de Valk CSB.

NOTAS
[1]. Betty Friedan, The Feminine Mystique (New York: Dell Publishing Co., Inc. 1963), p. 8, 305-315.

[2]. Ibid p. 27.

[3]. Ibid, p. 351.

[4]. Ibid., p. 69.

[5]. Paul Kurtz (editor), Humanist Manifestos I and II (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1973), p. 28 y 13-14.

[6]. De hecho, en la revista humanista The Futurist (septiembre/octubre de 1987), Betty Friedan aparecía como una de las oradoras en un anuncio para la conferencia humanista y New Age ‘Education for the Twenty-first Century’ (p. 46).

[7]. Friedan, p. 188-189.

[8]. Ibid., p. 189.

[9]. Ibid., pp. 185-194.

[10]. Kurtz, p. 15.

[11]. Friedan, p. 9.

[12]. Ibid. p. 12.

[13]. Ibid., p. 26, 42 y 52-53, por ejemplo.

[14]. Alphonse de Valk CSB, ‘Feminism’s Basic Values’, The Interim (Toronto), octubre de 1985, p. 16. Estas exigencias se encuentran en los artículos 6 y 11 del Humanist Manifesto II (p. 18-21).

[15]. Kurtz, p. 18. Fijarse en que el anterior presidente de Planned Parenthood Federation of America, Alan Guttmacher, también firmó el Manifesto (ibid., p. 25).

[16]. de Valk, ibid.

[17]. Friedan, p. 338-339.

[18]. Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (Canadian Conference of Catholic Bishop-CCCB), ‘Women in the Church: Discussion Paper’ (Ottawa: CCB Publishing Service, 1985): esta publicación en lo sucesivo será llamada el ‘Kit’.

[19]. Muchas escritoras feministas y conferencistas son religiosas o ex-religiosas. En la Primera Conferencia para la Ordenación de la Mujer en 1975, se reconoció que la conversión de las religiosas al feminismo espiritual era ‘crucial’ para el éxito del movimiento en favor de la ordenación (Rosemary Ruether, ‘Ordination: What is the Problem?’ en Anne Marie Gardiner SSND (editora), Women and Catholic Priesthood: An Expanded Vision [New York, Paulist Press, 1976], p.32). El número de religiosas presentes en esta conferencia superaba el de mujeres laicas en 5 a 1; una tercera parte de estas monjas buscaban la ordenación (Patricia Hughes, ‘Who are These Women?…’, en Women and Catholic Priesthoood, p. 175). Sacerdotes que emplean el lenguaje inclusivo en las liturgias o permiten a las mujeres re-escribir la Liturgia de la Misa (ver C. Virginia Finn, ‘A Mass for Freedom for Women’, de Arlene Swidler (editora), Sister Celebrations: Nine Worship Expriences [Philadelphia: Fortress Press, 1974], p. 27-34 están siendo agitados por el feminismo. En la XV Asamblea General de la Conferencia Católica Canadiense, realizada en Cartierville (Quebec), 1984, varios obispos norteamericanos fueron nombrados como ‘feministas cristianos’ (Mary Ellen Sheehan IHM, ‘When Sleeping Women Awake…’, en Women for What World? In What Church? [Ottawa: Canadian Religious Conference, 1985], p. 72-75). Los obispos cuyas declaraciones aparecen en el ‘Kit’ (Apéndices 2-4) también simpatizan con las religiosas feministas (cf. Elisabeth Lacelle, ‘Women in the Catholic Church of Canada,’ en la revista The Ecumenist, Vol. 23, No. 4 [Mayo-Junio de 1985], 49).

[20]. Patricia Wilson-Kastner, Faith, Feminism, and the Christ (Philadelphia: Fortress Press, 1983), pp. 20-35*; Mary Daly, ‘After the Death of God the Father…’, en Carol P. Christ y Judith Plaskow, eds., Woman Spirit Rising: A Feminist Reader in Religion (San Francisco: Harper and Row, 1979), p. 56-60*; Rosemary Radford Ruether, Sexism and God-Talk; Toward a Feminist Theology (Boston: Beacon Press, 1983), p. 31-33*; Mary T. Malone, Women Christian: New Vision (Dubuque, Iowa: Wm C. Brown, 1985), p. 134-136.

[21]. Alphonse de Valk CSB, ‘Pro-abortion Feminists and Nuns’. The Interim (Toronto), Mayo de 1985, p. 14-15.

[22]. Rosemary Ruether y Eleanor McLaughlin, ‘Women’s Leadership in the Jewish and Christian Traditions: Continuity and Change’, en Ruether y McLaughlin (editoras), Women of Spirit: Female Leadership in the Jewish and Christian Traditions (New York: Simon and Schuster, 1979), p. 24-25*.

[23]. Gal. 3, 23-29. Pie de página, de The New American Bible, Pope John Paul II edition (Nashville: Memorial Bibles International, 1977), p. 1295.

[24]. ‘Celebration of the Word’, Sesión 12 del Kit, p. 2 y su fuente material, Diann Neu SP, ‘Our Name is Church: The Experience of the Catholic-Christian Feminist Liturgies’, Concilium, No. 152 (1982), 75.

[25]. Elisabeth Lacelle, ‘Should the Church Come Forward as a Project for a New Humanity’, en What World?, p. 85-103; ver también el ‘Kit’, Apendice 4, p. 2 y conclusión de la Sesión 9.

[26]. ‘Some Women from Our Group Astounded Us’, en What World?, p.114.

[27]. Juan 18, 36; Mateo 10, 34-37 y 5, 10-11 y notas al pie de la página de New American Bible, p. 1079; Lucas 21, 12-18.

[28]. Canónigo George D. Smith, ‘Faith and Revealed Truth’, en su obra The Teaching of the Catholic Church (London: Burns and Oates, 1969). p. 28.

[29]. John A. Hardon, SJ, The Catholic Catechism (Garden City, N.Y.: Doubleday & Co., 1975), p. 49-50.

[30]. Ruether, ‘Ordination: Problem?’ p. 31. Ver como Ruether conecta sutilmente el ‘patriarcado’ jerárquico a los sistemas de opresión social en Sexism, p. 61*.

[31]. Christ y Plaskow, Introducción de Womanspirit Rising, p. 15. Ellas se están refiriendo a las líneas obscuras que dividen las distintas ramas del feminismo espiritual, las cuales se pueden usar para atacar al patriarcado*.

[32]. Elisabeth Schüssler Fiorenza, In Memory of Her: A Feminist Theological Reconstruction of Christian Origins (New York: Crossroad, 1983), p. 30-31, 350; Sexism, p. 32.

[33]. Elisabeth Schüssler Fiorenza, ‘Feminist Spirituality, Christian Identity, and Catholic Vision’, en Woman Spirit Rising, p. 146-47*; y Ruether, Sexism, p. 157.

[34]. Ruether, Sexism, p. 21-22, 103-4, 134*.

[35]. Ibid., p. 217, 228-20*; Fiorenza, en In Memory, p. 350-51, dice que el cuerpo físico de la mujer constituye el cuerpo de Cristo y es la Iglesia; de aquí que, negarle a la mujer control autónomo de su cuerpo es un acto ‘violento’ y ‘sacrílego’*; Lise Baroni, ‘The Creative Emergence of Women Working in the Church’, y Virginia Varley CSJ, ‘The Story of Woman…’en What World?, p. 50, 41.

[36]. Ver p. 18-19*.

[37]. Ibid., p. 32; Ruether, Sexism, p. 23.

[38]. The Concise Oxford Dictionary, quinta edición (1964).

[39]. Esto contradice directamente 2 Pe. 1, 20-21, 16-17 y 2 Tim. 3, 16.

[40]. Merlin Stone, ‘When God Was a Woman’, en Woman Spirit Rising, p. 120, 123; ver también la blasfema sátira de Ruether ‘The Kenosis of the Father’ en Sexism, p. 1-3.

[41]. Merlin Stone, ‘When God was a Woman’ (New York: Hartcourt, Brace, Jovanovich, 1968), p. 198-223; Hallie Iglehart, Womanspirit: A Guide to Women’s Wisdom (San Francisco: Harper and Row, 198), P. 99; Grupo de Planeación del Centro ecuménico de mujeres (EWC), ‘A Celebration on the Opening of the Ecumenical Women’s Centers’, en Sister Celebrations, p.40.

[42]. Nelle Morton, ‘The Dilemma of Celebration’, en Woman Spirit Rising, p. 164-65, dice que la ‘palabra’ feminista las crea y está en ellas, lo mismo que los cristianos creen que la palabra de Dios creó el universo y está en Él; esto, por supuesto, destaca la ‘divinidad’ de las feministas; Elaine Sonosky, ‘The Liturgical theme’, en Maureen Dwyer (editora), ‘Proceedings of the Second Women’s Ordination Conference’, 1978, en New Women, New Church, New Priestly Ministry (Rochester, New York: Kirkwood Press, 1980), p. 147-48; Neu, p. 77 (‘Theological Reflections….’); la ‘Celebration of the Word’ en la Sesión 12 del Kit es una celebración de la palabra feminista; observa que la ‘W’ mayúscula se usa aquí y al final de la otra sesión y cf. la ‘w’ minúscula para la Palabra de Dios (Sesiones 7 y 10, y Apéndice 3).

[43]. Varley, p. 35.

[44]. Carol Christ, ‘Spiritual Quest and Women’s Experience’, en Woman Spirit Rising, p. 241.

[45]. Joseph Ratzinger, Discurso presidencial, Universidad de St. Michael’s College, Toronto, 14 de Abril de 1986, publicado en el suplemento de The Catholic Register, ‘The Church in the 80′s’, Vol. 7, No. 8 (17 de Mayo de 1986), p. 7.

[46]. Carol Christ y Judith Plaskow, ‘The Past: Does it Hold a Future for Women?’, en Womanspirit Rising, p. 64; Sheila D. Collins, A Different Heaven and Earth (Valley Forge, Pa.: 1983), p. 94.

[47]. Collins, p. 141.

[48]. Ruether, Sexism, p. 184*.

[49]. Ver el documento comunista ‘The Catholic Church and Cuba-Program of Action’ de Li Wei Han (Pekín: Foreign Languages Press, 1959), como aparece reimpreso en ‘The Secret Red Plan to Take Over the Catholic Church’ The Fatima Crusader, No. 19 (febrero-abril de 1986), p. 6.

[50]. Ruether, Sexism, p. 186-87,205.

[51]. Rosemary Ruether, ‘Emerging Woman Church: the Challenge of Feminist Liturgical Communities’, discurso de apertura en la IV Conferencia Anual sobre Mujeres y Espiritualidad, Mankato (Minnesota), Octubre de 1985, según reportó Donna Steichen, en ‘From Convent to Coven: Catholic Neo-Pagans at the Witches’ Sabbath’, Fidelity, Vol. 5, No. 1 (Diciembre de 1985), p. 28.

[52]. Malone, p. 135-137. Nótese que Malone fue miembro del Comité ad-hoc que produjo el Kit.

[53]. Judith Plaskow, ‘The Coming of Lilith: Toward a Feminist Theology’ en Woman Spirit Rising, p. 198-200, 204 y 208. Es interesante cómo Plaskow dice que las emociones generadas en un aumento de concientización nos ‘lleva adelante’. Elisabeth Schüssler Fiorenza, ‘To comfort or to Challenge…’, y Patricia Hughes, ‘Strategies for Transformation: Healing a Church’, en New Woman, p. 50 y 135; también Sonoski, nota 25.

[54]. ‘Behind the Veil: Nuns’. Producida por Signe Johansson, Women’s Studio D. National Film Board of Canada, 1984; cf. Starhawk, ‘Witchcraft and Women’s Culture’, Christ and Plaskow, ‘The Past’ y ‘Creating New Traditions’, en Woman Spirit Rising, p. 260-62, 67 y 196; también de Ruether: ‘Hallow-Mass Liturgy’ en memoria de las brujas que han sido quemadas (nota 34): Halloween es el día de descanso de las brujas (ver Charles Bowness, The Witch’s Gospel [Londres: Robert Hale, 1979].p 75; Iglehart, p. 159).

[55]. In Memory, p. 31.

[56]. Sheila Collins, ‘Theology in the Politics of Appalachian women’, en Woman Spirit Rising, p. 151-152; en la p. 153, Collins dice que Herstory ‘nos impulsa hacia adelante’ (cf. Plaskow, nota 36).

[57]. Fiorenza, nota 16.

[58]. Starhawk, ‘The Spiral Dance: A Rebirth of the Ancient Religion of the Great Goddess’ (San Francisco: Harper and Row, 1979). p. 186, y 196-198; Wilson-Kastner, p. 27-28 y 34*; Rosemary Ruether, ‘Mother Earth and the Megamachine: A Theology of Liberation…’, y Collins, ‘Appalachian Women’, en Woman Spirit Rising, p. 52 y 156*; Collins, Different Heaven, p. 211.

[59]. Malone, p. 133; Ruether, Sexism, p. 193-194.

[60]. Ver. p. 205-206*.

[61]. Fiorenza, ‘In Memory’, p. 343-351*; Neu, p. 80-83 (‘Claiming Our Power’). Nótese que Fiorenza está ahora ‘comprometida con Mujer e Iglesia’ (Concilium, No. 182 [Diciembre de 1985], 125) y cf. notas 34 y 35.

[62]. Fiorenza, ‘In Memory’, p. 32-33*.

[63]. Naomi R. Goldenberg; ‘Dreams and Fantasies as Sources of Revelation: Feminist Appropriation of Jung’, en Woman Spirit Rising, p. 219-227*; Catherine F. Smith, ‘Jane Lead: The Feminist Mind and Art of a Seventeenth-Century Protestant Mystic’, en Women of Spirit, p. 200*. Ver también Wilson-Kastner, p. 22 y 24-25.

[64]. Ruether, Sexism, p. 209.

[65]. Ibid., 21-22, 34*; Christ and Plaskow, nota 29*; Fiorenza, ‘Word, Spirit and Power: Women in Early Christian Communities’, en Women of Spirit, p. 20-39*; Collins, nota 30.

[66]. Elaine H. Pagels, ‘What Became of God the Mother? Conflicting Images of God in Early Christianity’, en Woman Spirit Rising, p. 112-117*; Ruether, Sexism, p. 34-35 y 38-41*. Aquí en 1983, Ruether vacila en usar las palabras brujería/paganismo en la espiritualidad feminista, no por su maldad inherente (p. 40), sino porque ella se pregunta si puede ser usada en una forma ‘liberadora’ (p. 41) sin convertirse en un “vehículo del poder masculino”, como lo fue en el pasado (p. 39). Para 1985, ella obviamente había superado sus dudas acerca del uso de la brujería (ver la nota 34).

[67]. Sobre creencias gnósticas, ver Pagels, p. 113*; para sus efectos acerca de Ruether, ver la nota 23*; también, Stone, nota 23*; y Wilson-Kastner, p. 20-23.

[68]. Ruether, Sexism, p. 100-101*; Daly, p. 59. Es el concepto de un Dios masculino/femenino lo que yace debajo de las demandas feministas para un lenguaje inclusivo (ver Paule Cantin SC, ‘Opening Address’, en What World?, p. 16; y Malone, p. 135 y 141-145.

[69]. Para la creencia gnóstica, ver Elaine Pagels, The Gnostic Gospels (Nueva York: Random House, 1979), p. xviii-xix. Esta creencia encuentra su aplicación en la actividad básica feminista de concientizar, la cual tiene conocimiento propio de sus objetivos (ver ‘Pre-Conference Process’, en New Woman, p. 159); este objetivo se sobreentiende en el título de la sesión 12 del ‘Kit’, ‘Who Am I? Who Are We?’. El símbolo de la diosa conecta muy bien con la creencia de la divinidad del gnosticismo a la brujería/paganismo (ver Carol Christ, ‘Why Women Need the Goddess…’, y Zsuzanna E. Budapest, ‘Self Blessing Ritual’, en Woman Spirit Raising, p. 273, 277 y 271).

[70]. Lise Baroni (nota 18), al apelar a la ‘ternura’ y ‘apoyo’ para los que viven en situaciones difíciles y que la Iglesia considera pecaminosas (basada en los mandamientos de Dios), v. g., homosexualismo y concubinato, hacen esta presuntuosa declaración en nombre de las mujeres: “Para la mayoría de las mujeres, primero son las personas, no las normas y códigos de leyes”; Fiorenza, ‘To Comfort’, p. 52-53,56,60; Sheehan, p. 82-83; New, p. 78, 80, 82-83. Observar que Neu incluye clasismo, racismo, terrorismo y heterosexismo como ‘expresiones diferentes’ del pecado del ‘sexismo patriarcal’ (p. 75) Ver también de Fiorenza, ‘Feminist Spirituality’, p. 147.

[71]. Lacelle, ‘Church Come Forward’, en What World? p. 103; Collins, ‘Appalachian Women’, op. cit., p. 155-156.

[72]. Ann Fremantle, Woman’s Way to God (Nueva York; St. Martin’s Press, 1977), p. V, IX y propaganda de la cubierta al frente del libro; Fremantle considera la desobediencia de Eva ser inteligente, no pecaminosa.

[73]. Pagels, Gnostic Gospels, p. xx y 161. Parece ser que el rechazo de las feministas hacia la autoridad de la Iglesia es reforzado por su creencias de que el gnosticismo y no los cristianos ortodoxos, poseen la verdadera visión de la comunidad cristiana.

[74]. Ibid., p. xxxviii; Christ y Plaskow, God the Mother, p. 108-115.

[75]. Ver por ejemplo a Ruether, Sexism, p. 59*; y Pagels, God the Mother, p. 108-115.

[76]. Fiorenza, In Memory, p. 51-56 (véase como Fiorenza también cita los textos gnósticos como revelaciones cristianas)*; Ruether, Sexism, p. 101*; y Pagel, God the Mother, p. 115.

[77]. Ruether, Sexism, p. 21-22, 34-36 y 60*; Elaine C. Huber, ‘A Woman Must Not Speak: Quaker Women in the English Left Wing’, y Barbara Brown Zikmund, ‘The Feminist Thrust of Sectarian Christianity’, en Women of Spirit, p. 153-181 y 205-224.

[78]. Christ and Plaskow, ‘New Traditions’, Christ, ‘Women Need the Goddess’, y Starhawk, ‘Witchcraft’, en Woman Spirit Rising, p. 193-194, 196-197, 276 y 262.

[79]. Wilson-Kastner, p. 22; Christ (nota 61), Christ y Plaskow, ‘New Traditions’ y Starhawk, ‘Witchcraft’, en Woman Spirit Rising, p. 197, 263-265 y 267. Ver el ejemplo dramático de ganancia material descrita por Steichen, p. 35 y 37.

[80]. Cuando digo ‘verdadera’ bruja, me refiero a alguien cuya religión es la brujería solamente, lo cual es también el centro de su vida. Las brujas feministas espirituales, por otra parte, mantienen lazos con iglesias institucionales y ven la brujería como una de tantas formas de adoración, incorporándola en distintos grados dentro de sus liturgias. Desde luego, una bruja feminista puede eventualmente convertirse en una verdadera bruja. A Starhawk, una ‘verdadera’ bruja (ver Christ and Plaskow, ‘New Traditions’, p. 196), se le había dado respetabilidad en los medios católicos (sic) por ser una maestra regular de los ritos empleados en el Instituto de Cultura y Espiritualidad de la Creación en el Holy Names College (Oakland, California), fundado y dirigido por el sacerdote dominico Matthew Fox [ahora presbítero episcopaliano, N. del E.]. (Ver Steichen, p. 32).

[81]. El servicio de adoración llamado ‘The Wiccan’ llevado a cabo en la conferencia sobre espiritualidad de Mankato no pretendía ser cristiano, y fue un ritual de brujería camuflajeado. (Ver Steichen, p. 33-35).

[82]. Ver el ‘Kit’, sesión 12 y Neu, p. 76-77; hay varias letanías en Swidler; ver también la que se usó en la II Conferencia sobre Ordenación (Dolly Pomerlau, ‘Harbor Event’, en New Woman, p. 150).

[83]. Lilit, invocada en la letanía de Neu (p. 76), se cree que es reina de los demonios (Encyclopedia Americana, 1984, tomo XVII, p. 478) y llegó a ser conocida como la primera bruja (Herbert B. Greenhouse, The Book of Psychic Knowledge [Nueva York, Taplinger Publishing Co., 1973], p. 224-225).

[84]. Maurine Stephens, ‘Sistercelebration: To Cultivate the Garden’, en Sistercelebrations, p.54.

[85]. Collins, ‘Apalachian Women’, op. cit., p. 158.

[86]. Rut, Rebeca, Eva, Lilit y María, son invocadas en la sesión 12 del ‘Kit’, y en las letanías de Neu (nota 65) son consideradas como diosas. Ver Smith, p. 192; Ruether, Sexism, p. 168; Fiorenza, Feminist Spirituality, p. 139.

[87]. Abad Anscar Vonier OSB, ‘Death and Judgement’, y el Rev. J.P. Arendzen, ‘Eternal Punishment’, en Teaching of the Catholic Church, p. 1121-1122 y 1209-1210. Además, los católicos reconocen que solo las tres personas de la Trinidad pueden estar en nosotros y con nosotros (Juan 14, 16-17 y 23; Gálatas 2, 20) y que únicamente la Iglesia fundada por Pedro tendrá siempre fortaleza (Mateo 16, 17-18) y por eso, en sus letanías ella pide a María o a los Santos que ‘rueguen por nosotros’, nunca ‘en nosotros’ o ‘fortalécenos como a la Iglesia’ (sesión 12 y Neu, nota 65); cf. Canónigo Edward Myers, ‘The Mystical Body of Christ’, en Teaching of the Catholic Church, p. 686-687.

[88]. Daniel Logan, America Bewitched (New York: William Morrow & Co., 1974), p. 73-74.

[89]. Starhawk, Dreaming the Dark: Magic, Sex & Politics (Boston: Beacon Press, 1982), p.31.

[90]. Starhawk, Witchcraft, p. 263-267 y Spiral Dance, p. 45; Iglehart, p. 105-106, 135 y 139-144. La brujería utiliza energía emocional como la ira (Starhawk, Dreaming, p. 29), de modo que contar historias es una forma buena para las feministas de practicar los servicios de adoración incorporando la brujería al comienzo. (Starhawk, Spiral Dance, p. 42; Plaskow, ‘Lilith,’ p. 204*; Ilgehart, p. xiv); cf. Sesión 12 y Neu (nota 65); los símbolos ‘feministas’ empleados en estas liturgias provienen de la brujería (cf. Starhawk, Spiral Dance, p.26, 81-82 y 84-85).

[91]. Hardon, p. 442-43.

[92]. Myers, Mystical Body, p. 685. El canónigo Edward Myers también observa que la Iglesia no venera al justo hasta que ella haya declarado infaliblemente que estos han alcanzado el premio eterno; por lo tanto en este punto solamente, los católicos yerran al recitar letanías que veneran a quienes no han sido canonizados, aún cuando no se tratase de brujería.

[93]. Christ y Plakow, New Traditions, p. 196*.

[94]. No es de sorprenderse que Woman Spirit de Iglehart (notas 24 y 73) trata acerca de la brujería. La frase ‘sabiduría de las mujeres’, que se encuentra en el título del libro, tradicionalmente se refiere a la brujería. Iglehart define ‘Woman Spirit’ como la “síntesis de feminismo y espiritualidad” (p. xii).

[95]. La nota 73 aclara que la sesión 12 del ‘Kit’ y la liturgia de Neu contienen brujería. Uno presume que los obispos canadienses no sabían esto cuando aprobaron el kit de la CCCB.

[96]. Morton, ‘Dilemma’, p. 159-60*.

[97]. Daly, Death of God, p. 56-59*; Wilson-Kastner, p. 20-23*.

[98]. Es interesante que el feminismo cristiano se declara a sí mismo un movimiento profético (ver Fiorenza, ‘Feminist Spirituality’, p.145-146; Ruether, Sexism, p. 23-24 y 31-33; Lacelle, ‘Church Come Forward’ y Anne Harvey SC, ‘Looking Ahead’, en What World?, p. 13, 93 y 127-131.

[99]. Ver la similitud de esta frase con la llamada de las feministas de “seguir adelante” (notas 7 y 39*; y Plaskow, 36*).

[100]. Mateo 16, 18. Traducción de la Biblia por Ronald Knox (Cambridge, University Press, 1956).

[101]. San Luis María de Montfort, El Secreto del Rosario, traducción de Mary Barbour TOP (Bay Shore, N.Y. Montfort Publications, 1981), p. 27.

[102]. Como aparece citado, ibid., dentro de la cubierta del frente.

[103]. Fray Miguel de la Santísima Trinidad, ‘The Third Secret Revealed…’, en The Fatima Crusader, No. 20 (junio-julio de 1986), p. 22-23.

Publicado en globalización, Gobierno mundial | Deja un comentario

¿La Iglesia del Vaticano II” se somete a la Ideologia mundialista?

¿IGUALDAD ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER?

Mirando, día tras día, las noticias y los eventos que se van desarrollando en este disparatado mundo, no puedo dejar de quedar perpleja observando la intervención de la mujer en todo ésto.

Siendo mujer, esposa, madre, no puedo más que sentir dolor y vergüenza por esas mujeres que tanto se denigran, tanto buscan desaparecer como femeninas; se puede observar cuando se manifiestan cuánto odio hay en sus corazones, tan apartadas de Dios sólo buscan declararle una guerra incesante; reconociendo, eso sí, a la Iglesia Católica como verdadera, ya que sus balas de cañón siempre apuntan hacia allí, reclamando un fin a la violencia, cuando en realidad la ira es lo que las motiva, el rechazo hacia la figura de Nuestra Santísima Madre es lo que más se puede advertir en este último lapso.

El día 8 de Marzo he podido observar, atónita, con indignación, impotencia y gran pena, manifestaciones a modo de “huelga” o paro, ejemplos más que aberrantes en donde se ha blasfemado contra Nuestra Santísima Madre; y en todo el mundo, como en España, con parodias de las procesiones religiosas. Tan denigrantes, tan faltas de moralidad, de respeto, de temor de Dios, que realmente me da vergüenza ajena colocar los enlaces de dichas noticias; por lo cual, no pienso colaborar con tremendo pecado…

 

Lo curioso de todo ésto, lo encontré en el portal Periodista Digital, que fue lo que me motivó a realizar este artículo.

Ustedes se preguntarán ¿por qué? Y simplemente mi respuesta será a través de su título:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/guerra-contra-dios/#more-50638

“La discriminación de la mujer en la Iglesia es real, y además, palpable. Es constitucional”

 

“¡Mujeres católicas, id a la huelga!”

“Urge ya movilizar a las mujeres católicas, a que, con todos los medios a su alcance, decidan declararse en huelga”

Veamos qué dice:

Quehaceres importantes para la vida doméstica, no reguladas por leyes laborales o profesionales, incapacidad para reunirse sin consentimiento de sus propios maridos, costumbres ancestrales de entretenimiento del tiempo en cuestiones carentes de interés o de contenido, —a tenor de lo que pensaban los varones—, su condición de sumisas,…impidieron o dificultaron las huelgas femeninas.

Los tiempos están cambiando, y para el día ocho de marzo se anuncia con carácter universal, una convocatoria de huelga, más o menos simbólica o significativa, de mujeres reivindicadora de sus derechos fundamentales por su condición de personas, entre otros, el de la propia vida y la de sus hijos.

¿Cuál es, o debería ser la actitud de la mujer, por mujer, y además como parte integrante que es de “Nuestra Santa Madre la Iglesia”? ¿Alcanzó en esta cuantos derechos y deberes les corresponde ejercer como miembros activos, conscientes y adultos de la comunidad eclesial, en santa y justa igualdad con el hombre-varón? Es posible que estas sugerencias contribuyan al planteamiento de un tema de tan colosal importancia:

La mujer en la Iglesia, en calidad de institución religiosa, y a la vez, de Estado político independiente, carece de los mismos derechos que el hombre. La constitución eclesiástica —Código de Derecho Canónico— así lo establece, avalado por argumentos proporcionados por la Biblia, los Santos Padres, papas y obispos, teólogos “oficiales” y pastoralistas, que jamás podrán aseverar que su reconocimiento y aceptación han de tener y exigir la categoría de “dogma de fe”.

La discriminación de la mujer en la Iglesia es real, y además, palpable. Es constitucional. No le será posible no solamente ejercer como sacerdote, sino, en la práctica, acceder a los puestos de responsabilidad en la institución, como Nuncio-Nuncia en las correspondientes embajadas, ni estar al frente, o ser responsable, de dicasterios, organismos o instituciones a las que el hombre, por serlo y por aquello de “vir baptizatus”, cuenta con plenos derechos, “némine discrepante”.

Más aún, en el caso insólito de que a alguno o alguna se le ocurra mostrar su discrepancia con lo así establecido “por los siglos de los siglos”, es decir, desde anteayer, les aguardan descalificaciones y condenas “en esta vida y en la otra”, al margen, o sobre, cualquier interpretación disculpadora o misericordiosa.

Así las cosas y ante panorama tan amargo y ensombrecido, nada razonable, que prescinde de los evangelios, urge ya movilizar a las mujeres católicas, a que, con todos los medios a su alcance, decidan declararse en huelga, manifestarse y hacer uso de cuantas medidas legales se precisen para llamar la atención y contribuir a solucionar el problema en beneficio propio, de sus hijos e hijas, de toda la comunidad eclesial y como ejemplo de la convivencia en general.

Con ponderaciones evangélicas, una y más huelgas femeninas estarían justificadas, a la vez que “indulgenciadas” y con bendiciones religiosas, aun echando en falta las representaciones oficiales de los estamentos jerárquicos.

Ni de irreflexivos, insensatos, frívolos o irreligiosos podrían ser catalogados los convencimientos de que en semejantes huelgas y manifestaciones se habrían hecho presentes personajes femeninos del Antiguo y Nuevo Testamento. De entre sus mujeres, destacaría la Santísima Virgen María, “Madre de Dios y madre nuestra”, la mayoría de cuyos versículos de su canto “El Magníficat” habrían de utilizarse como otros tantos eslóganes de radiante actualidad.

Aunque a algunos santos misóginos todavía les escandalizaran tales gestos y adoctrinamientos, a otros seguramente que les servirían de puntos de reflexión bíblica, al dictado de los comportamientos exigidos e impuestos por los nuevos tiempos conciliares, no faltando además las bendiciones fraternales del papa Francisco.

Mientras tanto, es de esperar que los obispos católicos no “pasen” de largo de estas huelgas y manifestaciones, que a algunos de ellos hasta se les ocurra “procesionar” entre sus feligreses y feligresas, con o sin sus atuendos protocolarios, siendo imprescindible adoctrinar, antes o después, a sus diocesanos acerca de las enseñanzas seriamente teológicas, en las que jamás aparecerá la mujer discriminada en relación con el hombre, candidata “ipso facto”, a ser sujeto de la violencia machista.

Siendo mínimamente consecuentes, las huelgas y las manifestaciones extraordinarias, a favor de los derechos de la mujer en igualdad con el hombre-varón, habrían de celebrarse también en los claustros de los monasterios de monjas, y en los pasillos y estancias del resto de las comunidades religiosas en la diversidad de denominaciones, fines y propósitos. Las normas y las reglas dictadas por santos y santas fundadoras habrán de revisarse, cristianizarse y humanizarse a la luz de los principios reivindicados por el Vaticano II y por quienes participan de la organización de nuestra referencia.

“¡Mujeres, y más, las católicas, a la huelga!”, pudiera, y debiera, tener tanto o más ecos de piedad y de religión como cualquier otra jaculatoria contenidas en los devocionarios todavía hoy al uso…

===

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/ale-amaya-arenga-cristera/

https://radiocristiandad.wordpress.com/2017/03/14/guerra-contra-dios/#more-50638

&&&

 

8 de marzo: ¡Día Internacional de la Mujer! El día en que la sociedad intenta recordar que fueron las mujeres quienes, con orgullo y voluntariamente, alzaron la voz para anunciar que querían vivir sin ataduras, que rompían el cordón que las sometía a su religión, a su esposo, a la educación de sus padres, a su condición biológica.

El día en que la mujer pretende enaltecerse por haberse atrevido a rechazar la idea de ser alguien que debe obedecer y servir.

El día en que se recuerda que la mujer decidió romper el cordón umbilical con el Cielo, el día en que la mujer moderna grita al mundo: “no serviré”….

¡Sí! Yo he tenido como todas ellas el carácter altanero, el corazón orgulloso, el ánimo áspero y presto a asumir tales ideas; algunas veces por abuso de autoridad masculina, algunas otras por orgullo feminista.


25 de marzo: Día celestial de la mujer, el día en que el Cielo recuerda a Aquella que voluntariamente, por humildad, se sometió a su Dios, a su religión, a su esposo, a la educación de sus padres, a su condición biológica.

Ese día tan grande, en que los Ángeles supieron que tenían por Reina a la Mujer por excelencia; ese día tan grande, en que Todo un Dios la eligió por Madre, siendo Ella quien vino al mundo para restablecer la primitiva misión de la mujer, la de ser portadora de Dios en la humanidad.

Y es que una mujer, cuanto más mujer, ¡más santa es!

El recóndito deseo de la mujer, en la historia de todo corazón femenino, tuvo cumplimiento en el instante en que María dio al Ángel el fiat: “he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Aquí es donde está la esencia de la feminidad; en la aceptación, la cooperación y la sumisión.


Haz de volverte más mujer siendo como Ella, cuidando tu pureza, manteniendo tu dignidad en la sumisión, dando a luz nuevas criaturitas que puedan formar parte de su reino, llevando la luz a muchas almas que viven en la oscuridad, renunciando a ti misma con amor y generosidad, tornándote una sola carne para formar un hogar donde Cristo pueda reinar.

Esparciendo con alegría el enorme agradecimiento por haber sido elegida desde toda la eternidad para ser madre espiritual, madre, esposa, hija…

Es por eso que los momentos más dolorosos y confusos para el corazón de una mujer son aquellos en los que no puede dar, y los más diabólicos en los que se rehúsa a dar.


¡Ea, chicas! Levanten la cabeza, y no se pongan la falda de la cintura a los pies, ¡portémosla del corazón a los pies!…

Confundamos a ese ser que pretende destruir a Nuestra Reina, eliminando a través de nosotras la feminidad con esa envoltura a la que llama: “Libertad”.

No tengamos miedo de decir: ¡YO, sumisa! Porque, si Dios coronó tal sumisión con la maternidad, y toda la corte celestial se arrodilla diariamente ante Ella…, ¿quién de ustedes, hombres, digno de llamarse tal, se atreve a mofarse y no arrodillarse con la corte celestial?…

¿Qué hombre de Dios no venera, protege y enaltece tal virtud en su madre, en su hija, en su hermana, en su esposa? ¿Quién de ustedes no se rinde ante aquella que porta dicha hermosura?…

Todos estamos llamados a restaurar el Reino de Nuestro Buen Dios; por lo tanto, necesitamos ser mujeres que quieran cooperar, y necesitamos hombres que nos quieran proteger.

Cada vez que tú, Madre Espiritual, Madre de Familia, Hija, Esposa, tengas la torpe idea de liberarte de alguna atadura…; cada vez que tengas ganas de encajar en ese mundo que te vende la falsa idea de que eres más mujer coqueteando con las modas, las ideas, las costumbres, los placeres…, recuerda que hay alguien contigo, que desde el Cielo está gritando:

En mí, satanás, no vas a triunfar. ¡YO, SÍ ME SOMETO! PORQUE SOY MUJER, PORQUE SOY CATÓLICA

====

 

 

Publicado en Amor, Cristianismo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario