La colonización de Europa (4)

Copiamos del foro debatimos la cuarta parte del artículo de G. Faye:

El error de la integración republicana es total. En los colegios y liceos, los jóvenes inmigrantes afirman con violencia sus diferencias, su nacionalismo, su islamismo y su odio hacia todo lo que es francés y europeo. En enero de 1999, Le Figaro publicó el diario de a bordo de un profesor en los suburbios, un documento de total autenticidad que fue inmediatamente puesto en duda por los buenos espíritus. Los liceos de la región parisina aparecía descrito como una verdadera fauna étnica, donde toda enseñanza era imposible, donde el cuerpo de enseñantes vivía bajo el terror diario, donde la violencia y la criminalidad estaban a la orden del día, y donde los liceos europeos sufrían el asalto de las bandas étnicas. El autor del diario decidió abandonar la enseñanza tras ser agredido con seriedad repetidas veces por un mismo alumno, africano, frente al cual tuvo la imprudencia de amonestarlo en una ocasión. El diario ha sido publicado como libro recientemente (Nicolas Revol, “Sale Prof !”, Fixot).

Aquí, podemos leer cosas como estas: “Mi grupo se componía de un 50% de magrebíes, 18% de africanos, 10% de turcos, 10% de portugueses, 10% de franceses autóctonos y unos pocos asiáticos diseminados. En la práctica se dividía en dos grupos: los africano-magrebíes y los blancos, a lo cuales se arrimaban los asiáticos buscando protección. Los blancos ocupaban los puestos cercanos al estrado, para escuchar mejor la lección y, tras una zona de transición vacía, se agrupaban los demás. El reparto en las demás aulas era similar”. Es evidente que, frente al criterio oficial, una separación racial –y hostil- se ha instalado de forma natural.

(…) Cuando el autor del libro fue agredido por su alumno de color (cinco meses de suspensión de trabajo), la dirección del colegio no le apoyó, acobardados frente al agresor. En el anuario del colegio, el director anotó estas palabras que bien pudieran pasar a formar parte de una antología de la falta de vergüenza: “Durante este curso, la situación personal del señor Reval no le ha permitido abordar con serenidad su relación con los alumnos”.

La descomposición de la escuela republicana está causada por una razón que las autoridades no ignoran, pero que no se atreven a abordar: la escuela pública no cumple en absoluto con su rol de integración, más bien es un reflejo perfecto del estado general de lucha étnica.

No me resisto a relatar un hecho interesante. En la mayor parte de las villas y aldeas del distrito de Gard, para “luchar contra los ghettos” de la vecina Marsella, se levantaron barriadas ocupadas por familias africanas y magrebíes, recién llegados. Diez años más tarde, los problemas comenzaron desde la escuela primaria. La pequeña delincuencia y la insubordinación degradaron los colegios de forma súbita, los niveles bajaron. Hoy, a los quince años, el distrito de Gard registra la mayor tasa de criminalidad callejera de la región.

El contraejemplo lo encontramos en regiones como Saintonge, Périgord o Finisterre, donde la calidad de la escuela primaria pública es la misma que a principios de siglo. Cuando observamos las fotografías de las clases y se examina la composición étnica de las mismas, se comienza a comprender. En toda Francia, la degradación de los niveles es exactamente proporcional al carácter multiétnico de las clases. Estoy dispuesto a atender las estadísticas que me demuestren lo contrario y a oír una explicación intelectualista y políticamente correcta a este extraño fenómeno.

En París, yo mismo realicé una encuesta en el Liceo Jean-Baptiste Say, donde la proporción de magrebíes es de un 15%, y la de inmigrantes en total del 20%. Estas son las palabras de un profesor anónimo: “No encontramos solución a los problemas. Respetamos los programas oficiales y la violencia era controlable. Hemos acogido solamente el mínimo oficial de extranjeros que señala la ley. Pero aun así los problemas han comenzado a surgir. Los nuevos alumnos rechazan los grupos propuestos y se reagrupan por su origen étnico. La primera de mi clase es una chica tunecina, quiero decir de origen, pues es jurídicamente francesa. Pero ella se dice a sí misma “árabe” y “musulmana”. Aprende, pero no ofrece nada, no aporta nada. Su pertenencia a Francia no le importa, ni tiene significación alguna. En un futuro próximo, comenzaremos a tener tensiones serias”.

No quiero decir que los hijos de los inmigrantes de ultramar sean consustancialmente subdotados y perturbadores. Simplemente que es imposible transmitir un saber y unos valores comunes a una población escolar heteróclita, en busca de horizontes diferentes. Una educación carece de sentido si no comporta una perspectiva histórica, enraizada en una historia y orientada hacia el destino de un pueblo. Una educación es inviable si no va dirigida a los seres humanos reales, compartiendo una identidad homogénea, no a “niños de ninguna parte”, según la expresión de Erik Saint-Jall en “La Compañía de la Osa Mayor”.

El actual drama de la educación nacional es emblemático: demuestra que la transmisión de una cultura no es posible sino en un bloque étnico relativamente homogéneo. La ceguera de la ideología republicana igualitaria es total. El mito del “nuestros antepasados los galos” es ridículo, incluso más funcional en el África colonial sumisa del siglo XIX que en el momento en que los africanos arribaron en masa hacia nosotros. Los hechos están ahí. La educación pública, la transmisión del saber y de la cultura, son los ejes de una civilización. En este dominio las soluciones asimilacionistas (“Todos somos franceses, ¿no es así?”) como las soluciones comunitaristas o etnopluralistas (“a cada uno su enseñanza”) son irrealizables. Ninguna educación podrá abolir las referencias étnicas, y menos si se funda en los mitos de la mundialización, que no es sino la resurrección de las temáticas internacionalistas de otros tiempos.

Los responsables políticos de la educación nacional, ministros o secretarios de Estado, se empeñan, tras veinte años de fracasos, en sus propios consuelos de minimizar el desastre. Su jerga oficial es ridícula, como el cargo elegido para la señora Sègoléne Royal: “ministra delegada en el cargo de la enseñanza escolar”; el simple cargo oficial de “enseñanza escolar” da una imagen del caos lingüístico. Las medidas de la señora Sègoléne pronto se encaminaron en aumentar el cupo oficial obligatorio para alumnos inmigrantes, pero no dudó en matricular a sus hijos en los mejores liceos privados. Su comportamiento devalúa su propio discurso, y ante ello ni siquiera es necesario responderle. Ante los amplios problemas que causa la emigración entre los enseñantes, los poderes públicos pisan el acelerador. Carecen de soluciones. Y es normal que sea así, pues sus dogmas les impiden ver las verdaderas causas del hecho.

En efecto, la cuestión de la capacidad de los interesados tanto escolar como profesionalmente es la que debe prevalecer antes de tomar cualquier decisión, pero los poderes públicos no quieren adentrarse en terreno minado. El psicoanalista americano Samuel Rosenzweig escribió: “un individuo que personalmente es incapaz de integrarse en un sistema cualquiera –escuela, empresa, trabajo a cumplir, seducción a obrar, etc.- se revela contra ese sistema y lo declara enemigo y obstáculo injusto, transformándolo en objeto de destrucción” (Roots of Failure). Rosenweig había estudiado la situación de los jóvenes negros en Los Angeles, remarcando su complejo de inferioridad hacia la “civilización blanca”, que se traducía en hostilidad y resentimiento. Los celos se transformaban en odio. Los americanos, durante los años sesenta, decidieron que la causa del fracaso escolar de los negros estaba en la discriminación y en el ghetto escolar; de este modo impusieron la escuela multirracial. Error total, evidentemente.

El alarmista informe Dubet sobre el Colegio (en realidad sobre los colegios y liceos multirraciales), actualizado en mayo de 1999, confirma como un hecho el rechazo de la gran mayoría de los jóvenes inmigrantes a dejarse instruir por enseñantes de origen europeo, a aceptar una disciplina (aun deficiente) proveniente de una educación nacional considerada como emanación de un Estado extraño y enemigo. Mónica Vueillat, secretaria general de la FSU, declaraba: “Los educadores han inventado ya mucho, han dado ya todo, están al borde de la ruptura”. En realidad, están recogiendo lo que otros han sembrado. La misma señora Vueillat preconiza “introducir la diversidad conservando la igualdad republicana”. Bello dialecto, a la vez que incomprensible, tanto como la cuadratura del círculo. Otros empiezan a hablar de crear programas especiales para los hijos de inmigrantes afro-magrebíes, pero claro, según la lógica de la “discriminación positiva”. O sea: la ideología dominante se muerde la cola; jamás podrán explicar por qué la tasa de analfabetismo es cuatro veces mayor entre los afro-magrebíes que entre los europeos autóctonos, incluso entre clases sociales equivalentes. Tampoco logran explicar la escasísima tasa de universitarios afro-magrebíes.

Un tabú que nadie se atreve a mencionar es la ínfima proporción de inmigrantes entre los politécnicos, los ingenieros de alto rango, los pilotos, los investigadores cualificados. La ideología dominante sostiene que esto es debido a una discriminación voluntaria, por lo tanto sus soluciones tienen como consecuencia que los jóvenes afro-magrebíes reciben muchas más ayudas que los hijos de los obreros franceses y que los hijos de los emigrantes españoles, italianos o portugueses. ¿Discriminación? Sí, ¡hacia los blancos! O bien la “circulación de las élites” de la que hablaba Pareto no funciona entre los afro-magrebíes, o bien funciona sólo para el proletariado europeo.

Roger Fouroux, presidente del Alto Consejo para la Integración, mostrando sus dogmas republicanos igualitarios, deplora que “nuestro sistema escolar está constituido de tal forma que un hijo de inmigrante no tiene posibilidades de acceder a la enseñanza universitaria”. Y para solucionar este problema propone toda una serie de medidas, antirrepublicanas y antiigualitarias, fundadas en el principio de la “discriminación positiva”, es decir, un favoritismo hacia los inmigrantes a la hora de elegir plaza en las universidades. Fouroux jamás ha puesto en duda estos principios simplemente por que es un racista, sin saberlo, pero un verdadero racista. No existe mayor humillación para un hijo de inmigrante que el acceder a cupos artificiales, cuotas, trucos que le permitan instalarse en un sistema al cual en justicia no ha accedido por sus méritos. ¿Y si ocurriera que la mayor parte de los jóvenes inmigrantes no estuvieran interesados por la Universidad? ¿Les tendríamos que hacer estudiar a la fuerza? El señor Fouroux, como todos sus pares, desconoce completamente la realidad social, cultural, étnica, antropológica de los inmigrantes, que sólo ve por la televisión.

El antirracismo tiene la misma obsesión por la raza que el cura puritano por el sexo. Hoy, el sexo se muestra tanto como una industria como la raza es violada y disimulada. Pero en realidad este disimulo esconde una presencia obsesiva del concepto. El antirracismo ha devenido una especie de meta-religión, una forma perversa e inconsciente de racismo, en todo caso el signo de una obsesión racial. ¿Pero qué es en el fondo el racismo? Nadie lo sabe explicar ni definir. Como en todos los vocablos abusivos y con fuertes cargas afectivas, la palabra en sí carece de significación. Se le confunde con la xenofobia, y se habla así del racismo mutuo de los croatas, los serbios y los albaneses, cuando sus disputas son de carácter nacional y religioso, pero no racial.

Aquí las posiciones interesantes son las de Claude Lévi-Strauss en su opúsculo “Raza e Historia” y de Zoulou Kredi Mutwa, autor del famoso ensayo “My People”, que fue la más pertinente crítica tanto del apartheid sudafricano como del modelo de la sociedad multirracial. Pero esta fue igualmente la opinión de Léopold Sedar Senghor, que teorizó sobre las nociones de “civilización negro-africana” y “albo-europea”. Estas opiniones son clasificadas en la actualidad como gravemente incorrectas.

Sus tesis pueden resumirse en estos puntos:

1) La diversidad biológica de las grandes familias de la población humana es un hecho incontestable; esta diversidad es una riqueza, es el núcleo de civilizaciones diferentes.

2) Negar el hecho racial es un error intelectual peligroso, pues niega los mismos fundamentos de la antropología e instala el concepto “raza” en el rango de tabú, en paradigma mágico, cuando en realidad es una realidad banal.

3) El antirracismo obsesivo es al racismo lo que el puritanismo a la obsesión sexual. Una sociedad multirracial es por necesidad una sociedad multirracista. No se puede hacer cohabitar sobre el mismo territorio y sobre la misma área de civilización mas que a poblaciones biológicamente emparentadas, con un “mínimum” de diferencias étnicas.

Globalmente, las tesis de Levy-Strauss, de Kredi Mutwa y de Léopold Senghor concluyen que la humanidad no es una “mobylette”, y que no marcha con mixturas. Así, mientras que la ideología oficial niega el concepto de raza, en verdad lo está reconociendo y fortificando.

La sociedad francesa no reconoce que el hecho racial se le impone, se proclama por todos sitios, empezando por los inmigrantes. En los suburbios y en las “zonas sin derecho”, los franceses autóctonos son tachados despectivamente como “galos”, o, más frecuentemente, como “quesitos” (“petit fromages”). Mientras que las razas son censuradas como inexistentes y no se les reconoce ninguna realidad, la cuestión racial está más presente que nunca.

Es evidente que las “razas puras” no existen y que el concepto no tiene sentido biológico, pues toda población es producto de un “phylum” genético muy diverso. Pero esto no quita existencia al “hecho racial”, ni a las razas. Incluso una población mestiza constituye un hecho racial, y no se puede decir que en Sudamérica o en las Antillas el mestizaje haya creado nuevas razas. Los antirracistas, que niegan la realidad del concepto de raza, son favorables al “mestizaje”, militan por la “mezcla de las razas”, y niegan por tanto su propia realidad. ¿Entienden quizás que con el mestizaje las razas dejarán de existir? De forma dogmática se empeñan en demostrar “científicamente” que las razas no existen, y que por lo tanto la modificación del sustrato biológico en Europa no tendrá consecuencia alguna, sino tan solo influencias benéficas. Esta es la tesis envenenadora del “totum cultural”, en la que ni siquiera sus propagadores creen con seriedad.

De una parte la ideología oficial niega la existencia de las razas humanas, señalan las diferencias insignificantes en los cromosomas personales, pero por el otro la ley prohibe las discriminaciones raciales “en nombre de la pertenencia o no pertenencia a una raza, étnia o religión”. Entonces, ¿las razas existen o no existen?

En la simple lógica aristotélica o leibniziana, es un absurdo reprimir a quienes cometen un delito contra un sujeto jurídico que no existe de hecho.

Por otra parte se proclama la inutilidad de las distinciones raciales, pero se aplican legalmente cuotas de favoritismo racial. Se niegan las “diferencias raciales” pero se pone el punto en las “discriminaciones raciales”. (…)

Como toda realidad antropológica y, más generalmente, natural, el hecho racial no es un “hecho absoluto”, pero es un hecho. Su negación actual por la ideología dominante constituye el signo y la prueba de que la cuestión racial ha devenido fatídica. Toda civilización enferma tiende a censurar la realidad de su mal y a hacer de ella un tabú. No se habla de sogas en la casa del ahorcado. La ideología hegemónica procede así con un trabajo de silencio, con un secreto de familia.

El sociólogo negro sudafricano, de etnia zulú, Kredi Mutwa, escribía en su revelador libro “My People” (Penguin Books, Londres, 1977): “Negar las diferencias fundamentales entre los negros y los blancos, las dos grandes familias raciales de la humanidad, es negar la naturaleza y la vida. Es tan estúpido como afirmar que la feminidad y la masculinidad no existen. Aquí se descubre una falta de sentido común en el espíritu occidental. El hombre negro acusa en sí mismo más que el blanco su personalidad racial, y es por naturaleza más reticente a aceptar la utopía de un hombre universal”.

En el mismo sentido, Léonine N´Diaye, en su obra “Le Soleil” (Dakar, 021121987), escribe: “Al igual que existen diferencias entre los pueblos blancos, entre los hispanos y los nórdicos, por ejemplo, también existe esa diferencia entre las etnias tribales africanas. La humanidad está dividida en grandes familias con su propia personalidad, cultura y hecho biológico”.

Entre los africanos, como entre los asiáticos la naturalidad del hecho racial no ofrece problemas. Se reivindica con toda tranquilidad. La negación psicótica del hecho racial en Europa se apoya en la esperanza de que disimulando el hecho racial puede purgar el pecado original del racismo y crear al mismo tiempo una sociedad idílica, un paraíso extraterrestre. (…)

En el censo de la población francesa de 1999, el Instituto Nacional de Estadística no hizo ninguna referencia al origen étnico ni a la religión. Los franceses no debían conocer las cifras reales, Max Clos, presidente del instituto, explicó en Le Figaro (05/03/99): “Una comisión de sociólogos explicó que la menor referencia sobre el carácter étnico o religioso de una ciudad o un barrio podría provocar reacciones racistas. Las gentes tienden a creer que una mayoría de población magrebí o africana crea inseguridad”. ¡Fantástico!… como si “las gentes” no se percataran ellas mismas de la realidad al andar por las calles. Este es un perfecto ejemplo de engaños al pueblo, de negligencia del poder y de “transparencia democrática”.

 

Anuncios

Acerca de montalbo

I am a...
Esta entrada fue publicada en Cultura, Demografía, General, Guerra, HISTORIA, Razas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La colonización de Europa (4)

  1. Hermenegildus dijo:

    Las poblaciones de Hispanoamérica y Brasil en millones y en tanto por ciento, los países con mayor proporción de blancos son Uruguay, Puerto Rico, Costa Rica, Argentina, Cuba, Chile y Brasil, los que menos Honduras, Paraguay, Ecuador y Perú, la cantidad total de millones de Iberoamérica es de 506.148.290 y la cantidad de blancos es de 168.279.496, lo que representa un 33% de la población total, esto es debido a la profusa mezcla racial que llevaron a cabo los españoles y los portugueses, que no se comportaron con los indios de la misma manera que los anglosajones en el norte donde se dedicaron a exterminar, pero nuestros connacionales que por lo visto carecían de orgullo racial y a lo que se ve de todo tipo de orgullo, no les importó mezclar su valiosa sangre con la de los indios y los negros, resultando hoy Iberoamérica un caos racial, los celtíberogodos podíamos tener países idénticos a los nuestros de no haberse producido esta mezcla, si sumamos la cantidad de españoles y portugueses a la cantidad de blancos que hay en Iberoamérica seríamos 220.779.496 de personas de pura raza mediterránea europea, raza celta o raza goda.

    Hay una cosa que suena desagradable en una época de “igualdad” de derechos para todos y es la “jerarquía”

    Se creará un Ministerio de Eugenesia, compuesto por dos departamentos, un departamento, dedicado, a esterilizar a todos aquellos, que no sean de pura raza mediterránea europea, celta o goda o que presenten enfermedades hereditarias, o sean descendientes de elementos asociales, nocivos o psicópatas, como dijo Nietzsche: “Procedamos, contra los enfermos como contra los criminales, impidámosles que se reproduzcan, el enfermo y el criminal, no deben ser considerados reproductibles”, y otro departamento, llamado, Departamento para la Selección y Mejora de la Raza, este departamento llevará a cabo una selección, de todos, aquellos hombres y mujeres jóvenes, que sean de pura raza mediterránea europea, celta o goda no presenten taras hereditarias y no sean descendientes de elementos asociales, nocivos o psicópatas, y se fomentará la unión entre ellos, el Estado, se comprometerá, a pagar con cuenta a los fondos de la Hacienda Pública, la manutención y enseñanza, de cuantos hijos tengan, incluso llegándoles, a dar, nuevas casas, si la casa anterior, se les ha quedado pequeña. Lo cual contribuirá a una explosión demográfica de las razas seleccionadas, y por lo tanto, a un mejoramiento, de la razas.

    Siendo la cuestión, de preservar la pureza racial, uno de los objetivos esenciales, que debe de llevar a cabo, la República de la Virtud, habida cuenta que la mezcla racial, crea el caos racial, destruye el alma de las razas, destruye las razas, destruye las etnias, destruye los pueblos, destruye las naciones, destruye la cultura, destruye la civilización y contribuye a crear un conglomerado racial, compuesto por todas las demás razas, de este modo, se consumará la mundalización, que es algo absolutamente odioso, y a lo que nos oponemos con todas nuestras fuerzas.

    Las uniones interraciales están terminantemente prohibidas, y serán nulas de pleno derecho. La única raza, que puede habitar España, es la raza mediterránea europea pura, la raza celta y la raza goda, todos aquellos, que no pertenezcan a estas razas, habrán de salir de España. Debemos dar una solución final, al problema de 650.000 gitanos que viven en España, bien devolviéndolos a la India, aunque hubiese, que pagar porque se quedasen con ellos, o bien llevando a cabo, su internamiento, en campos de concentración, en que los hombres, estarán separados de las mujeres, lo cual impedirá su reproducción, y, con el transcurso de los años, la raza de los gitanos, terminará por desaparecer. Serán eliminados de la sociedad, los 200.000 aristócratas, que hay en España.

    En toda Europa, se está produciendo una trasmutación racial, razas venidas de fuera, hombres sin patria, sin raíces, que vienen a quitarnos nuestros puestos de trabajo y nuestra patria, que no sienten ninguna preocupación y ningún apego por Europa, sino espíritu de revancha, y a que ven en Europa el continente de donde salió las razas que los esclavizaron, se están haciendo con el control de la sociedad, además, vienen a Europa y se traen consigo su propia forma de vida, negándose rotundamente a abandonarla, de tal modo, que los nacionales tenemos que soportar las costumbres de gentes foráneas teniendo nosotros que ceder, en vez de ser ellos los que se adapten a nosotros, la cantidad de inmigrantes es cada vez mayor, al ritmo actual para dentro de 25 años en toda Europa, los inmigrantes se habrán constituido en la mayoría de la población, quedando nuestras razas reducidas a una minoría, las razas europeas desaparecen, las poblaciones actuales de Europa solamente están creciendo gracias a que quienes tienen más hijos son los inmigrantes, los indígenas de Europa prácticamente no tienen hijos, con lo cual seremos cada vez menos. Un ejemplo ilustrativo, Suecia doblará su población que es ahora de 10 millones dentro de 2.000 años, y Nigeria que tiene 150 millones doblará su población dentro de 25 años:

    Los europeos llevamos 3.000 años creando Europa, pero Europa no quedará como herencia para nuestros descendientes, siendo ellos como son los únicos legitimados para heredar Europa, al final Europa será heredada, por todas las razas extraeuropeas que nos han invadido, terminando nosotros siendo extranjeros en nuestro propio país ¡Quo vadis Europa! Todo esto sucede porque estamos gobernados por psicópatas, degenerados y malvados. El antirracista es un traidor a su patria, un traidor a su raza, un degenerado, un psicópata, yo les acuso de alta traición, y pido para ellos la pena capital; no parecen darse cuenta de la verdadera realidad del terrible problema que se nos plantea, son unos miserables y unos afeminados. Un hombre verdaderamente hombre es un patriota, alguien que ama a su patria, y sí amas a tu patria debes querer lo mejor para ella, y lo mejor para nuestra patria, no consiste en que los inmigrantes terminen por hacernos extranjeros en nuestra propio país ¡europeos despertad, nos están engañando! ¡europeos a las armas, nuestra patria está en peligro! ¡europeos, revolución! Cambiemos por completo todo el sistema y transmutemos todos los valores que predica la degenerada sociedad actual, llamemos malo a lo que ellos llaman bueno, llamemos bien a lo que ellos llaman mal y transmutemos todos los valores de esta sociedad perversa que camina de forma inexorable hacia el esperpento.

    Esta es la máxima que lo determina todo: “Lo que somos y lo que, como pueblo, aun podemos llegar a ser, eso lo decide nuestra composición étnica” Todo aquel que no sea racista es un traidor a su patria, un traidor a su raza, un psicópata, un degenerado y un malvado, yo le acuso de alta traición y pido para él la pena capital.

    Ser racista es algo tan necesario que sin el racismo no podría explicarse la Historia,
    si uno sabe lo suficiente de Historia se dará cuenta que siempre ha ocurrido que un
    pueblo salvaje, bárbaro y no sedentario, terminaba por conquistar a otro pueblo que era de raza diferente y que era, sedentario y pacífico y siempre, absolutamente siempre el pueblo conquistador terminaba por convertirse en la casta aristocrática, guerrera y sacerdotal que dominaba y esclavizaba al pueblo sedentario, pacífico al que había conquistado. Toda la historia humana no ha sido otra cosa que una lucha de razas, esto es el principio de todo, este es el motor de la historia, sin racismo, ni siquiera hubiese habido Historia. Quien no esté de acuerdo con esto, entonces es que no ha entendido, o no sabe nada sobre la Historia y sobre la dinámica de poblaciones.

    Una raza humana es un grupo, o conjunto humano que se distingue clara y precisamente de los otros grupos por sus caracteres corporales, por su distancia genética, medida en la sangre y por sus actividades psíquicas, y que al reproducirse da siempre lugar a seres humanos que ofrecen idénticos rasgos que sus progenitores; y semejantes capacidades y actividades espirituales. ¿Quién pretende opinar que los negros de Sudán, que hablan inglés, sean de la misma raza que William Shakespeare?, ni tampoco imaginará nadie que Miguel de Cervantes Saavedra y los indios americanos que hablaban español y eran súbditos del mismo monarca, perteneciesen a la misma raza. La raza es un concepto biológico sobre el que nada pueden las leyes de los hombres.

    Nadie por muy poderoso que sea o por muchos decretos que dé hará que un hombre cambie su tipología racial; pero sí su condición de súbdito de este u otro país. También son suficientes una o dos generaciones y unas leyes enérgicas para que un pueblo aprenda y hable otro idioma distinto del que hablaba antes, y mejor veinte generaciones. Pero ¿ha cambiado con ello su raza? ¿los gitanos han perdido su tez morena, el negro azulado de sus cabellos, el negro obscurísimo de sus ojos, porque hablen español en España o sueco en Suecia? Es de tal evidencia que todo comentario resulta superfluo.

    Nadie puede, pues, cambiar de raza, aunque cambie de nación, de Estado o de idioma. Por ello es absurdo hablar de raza latina, eslava, germánica, soy de la tipología racial que delatará siempre mi anatomía, mi constitución, mi sangre, y toda la conducta psíquica, no el idioma, estado ni nación en que uno vive y habla. Yo niego que nadie que habite en España y no sea de pura raza mediterránea europea, pueda ser llamado o considerado español, lo niego en absoluto.

    Las mezclas étnicas continúan progresivamente en todas partes. Cuando dos poblaciones de lenguas y de nombres diferentes, pero de origen étnico semejante, se fusionan, italianos y franceses de la raza mediterránea europea, escandinavos y alemanes de la raza nórdica, por ejemplo, no hay peligro en cuanto a la herencia de uno y otro grupo, guardan uno y otro sus cualidades propias y sus valores raciales, así como una homogeneidad psíquica. Pero allí donde la amalgama se produce entre dos razas muy diferentes, puede iniciarse un verdadero peligro para la Eugénica, porque cada raza tiene un alma que le es propia y que lo caracteriza, en cuanto a sus facultades psíquicas y de toda índole, si se produce un cruzamiento entre razas excesivamente diferentes, el mezclado resultante, tendrá un alma distorsionada, al confluir en él, herencias genéticas excesivamente diferentes.

    La introducción de sangre extranjera en nuestra sangre, provoca la imposición de sus cualidades propias, neutralizando las nuestras o haciéndolas desviar. Hay que mantener contra todo y contra todos la postura firme de que la mezcla racial de razas excesivamente diferentes, supone una catástrofe, porque anula el espíritu del pueblo, el espíritu y las disposiciones psíquicas que le son propias a ese pueblo, cada raza tiene un espíritu que le es propio, al mezclar razas excesivamente diferentes, el resultado puede ser terrorífico, para el espíritu del mezclado, que invariablemente estará distorsionado.

    En E.E.U.U., según las estadísticas existen 25.0000.000 entre negros y mulatos, el número de mulatos aumenta a un ritmo de dos veces más rápidamente que el de los negros ¿cuál es el valor de estos mezclados?; es muy mediocre si lo comparamos con los blancos, los negros y mulatos hasta ahora no han demostrado estar en condiciones intelectuales adecuadas, para no terminar cayendo en la asistencia pública o en la mendicidad, en 1.865 se abolió la esclavitud en E.E.U.U., a pesar de lo cual los mulatos y los negros no han sido capaces de desarrollarse en absoluto, quedándose como se han quedado rezagados con respecto a otras razas, que llegaron al país posteriormente, como por ejemplo, los judíos, los cuales sí han demostrado, que son capaces de avanzar, no sólo eso sino que llegando pobres de los países del Este de Europa hoy se han convertido en la élite social e intelectual de E.E.U.U. baste un dato, entre los anglosajones los universitarios representan el 29%, pero entre los judíos esta cifra se dobla llegando hasta el 58%, los judíos norteamericanos dominan la ciencia, la prensa, la televisión, el cine, la banca, la bolsa, el comercio de piedras preciosas, controlan al gobierno y forman el más poderoso lobby de todo E.E.U.U., ellos sí que han demostrado que son una raza superior, mientras que los negros y los mulatos no han hecho nada, no han demostrado nada. Podría citar de memoria el nombre de 200 grandes hombres blancos a lo largo de toda la historia de la humanidad, pero no podría nombrar el nombre de ningún gran hombre negro, creo que esto demuestra claramente que hay diferencias cualitativas entre las razas y que esas diferencias son hereditarias.

    La violenta resistencia que han hecho numerosos blancos a la introducción de los negros y mulatos en cualquier círculo de la sociedad americana, está inspirada, sin duda, en un sano egoísmo; y muchos, de pensamiento débil, lo han censurado, ¿pero no se ha mirado también cómo un impulso del instinto racial, que inconscientemente, encuentra su origen en el terror a las consecuencias de estas mezclas humanas excesivamente diferentes, que disminuyen cada vez más el “poder étnico” de los blancos; con todas las depreciaciones de valores, todas las taras que puedan sobrevenir, todas las decadencias políticas: toda su repercusión sobre la Historia?

    También las civilizaciones mueren por aumento de la entropía, vean sino la cantidad de civilizaciones que han desaparecido víctimas de la mezcla racial, es decir, de un aumento de la entropía, corolario, las civilizaciones que mantienen su pureza racial no perecen. Un pueblo sin alma es solamente una multitud y un pueblo que carece de pureza racial no tiene alma. Dos medias verdades no hacen una verdad y dos medias culturas no hacen una cultura y la cultura es la destilación del alma de un pueblo, la cultura será grande sí el pueblo preserva su pureza racial, de lo contrario el resultado será una mezcla inconexa de medias culturas entrelazadas que sólo servirán para aumentar la entropía. El progreso no es un accidente, es una necesidad, una parte de la naturaleza, pero este progreso se ve aniquilado sí albergamos en nuestra tierra a las razas rezagadas, ellas serán para nosotros un pesado lastre y tirarán de la sociedad y de la civilización hacia abajo y sí son muy abundantes, terminarán por destruir la civilización. Negar un hecho es lo más fácil del mundo, mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho y el hecho es que la mezcla racial de razas excesivamente diferentes resulta un total fracaso, anulado la raza peor dotada todas las buenas cualidades de la raza mejor, el hecho es este, esta es la verdad, pero hoy en día mucha gente fanática se empeña en no querer ver la verdad, sí es que en realidad la verdad es algo que les importa, lo pongo en duda, los fanáticos antirracistas no se avienen a razones, no les importa no tener razón sino que se cumplan sus deseos, con los fanáticos no se puede razonar, hay que ser más fuerte que ellos, sólo siendo más fuertes que ellos conseguiremos que la razón se imponga y desaparezca para siempre la entropía racial que nos conduce inexorablemente hacia el abismo, haciendo de nuestra nación una nación fracasada.

    Proporción racial en Iberoamérica

    B: M: Am: Mt: N: Z:

    México:————– 15 —-56——29
    Guatemala:———-27—–30—– 43
    El Salvador:———10—–70—– 20
    Honduras:————-3—–69—– 20—————-5———3
    Nicaragua:———–14—–74——- 8—————-4
    Costa Rica:———-85—–10————————- 5
    Panamá:————–18—–52——10—–15——- 5
    Cuba: —————-70——————— 17——13
    R. Dominicana:—–28———————–60——12
    Puerto Rico:——— 70————————5——-25
    Venezuela:————25—-60——–1—–14
    Colombia:————-20—-51——–7—–14——–5———3
    Ecuador:—————10—-41——-39——5——–5
    Perú: ——————10—- 41—– 48—————-1
    Bolivia:—————–21—-27—– 52
    Brasil:——————20—-40——–2—–27——-11
    Paraguay:————– 5—–30——70
    Uruguay: ————–95——5
    Argentina: ———– 99—————1
    Chile:—————— 35—–65——-2

    B: Blanco M: Mestizos (blanco+india) Am: Indios aborígenes
    Mt: Mulato (blanco+negra) Z: Zambo (negro+ india)

    FILIACIÓN GENÉTICA DE LOS ESPAÑOLES DEBIDA A LA PROPORCIÓN DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS:

    grupo O: griegos antiguos, alemanes sajones, serbios
    grupo A: noruegos, alemanes bávaros, griegos antiguos, griegos de Asia menor
    grupo B: alemanes, ingleses, holandeses, sardos, austriacos
    grupo AB: noruegos, alemanes bávaros, sardos, griegos Asia menor

    Índice racial, filiación genética:

    Portugueses 6,10
    Holandeses 3,5
    Belgas 4,4
    Españoles 4,87
    Suecos 4,7
    Daneses 3
    Franceses 3,5
    Austriacos 2,7
    Alemanes 4,5
    Armenios 2,1
    Ingleses 4,5
    Italianos 4,3
    Griegos 2,5
    Búlgaros 2,6
    Rumanos 2
    Árabes de Tunicia 1,5
    Húngaros 1,6
    Rusos 1,3
    Judíos españoles 1
    Egipcios 1,2
    En cuanto al índice racial se puede comprobar que el valor dado para los españoles está comprendido entre los suecos, ingleses, belgas, alemanes, lo que demuestra claramente nuestra pertenencia al grupo racial indoeuropeo, nada de fábulas acerca de que nuestra raza es una raza mezclada, la península ibérica es la Escandinavia de la raza mediterránea europea e incluso en Escandinavia los lapones y esquimales constituyen un grupo bien diferente, pero en el caso de la península ibérica existe una gran homogeneidad racial cuanto más te alejes hacia el este disminuye el índice racial y hay un aumento del grupo B y del AB, que son grupos antioccidentales. los españoles en cuanto al índice racial superamos a los holandeses, belgas, suecos, daneses, franceses, austriacos, alemanes, ingleses, griegos, búlgaros, rumanos, húngaros, rusos, sólo estamos por debajo de los portugueses.

  2. Hermenegildus dijo:

    Las poblaciones de Hispanoamérica y Brasil en millones y en tanto por ciento, los países con mayor proporción de blancos son Uruguay, Puerto Rico, Costa Rica, Argentina, Cuba, Chile y Brasil, los que menos Honduras, Paraguay, Ecuador y Perú, la cantidad total de millones de Iberoamérica es de 506.148.290 y la cantidad de blancos es de 168.279.496, lo que representa un 33% de la población total, esto es debido a la profusa mezcla racial que llevaron a cabo los españoles y los portugueses, que no se comportaron con los indios de la misma manera que los anglosajones en el norte donde se dedicaron a exterminar, pero nuestros connacionales que por lo visto carecían de orgullo racial y a lo que se ve de todo tipo de orgullo, no les importó mezclar su valiosa sangre con la de los indios y los negros, resultando hoy Iberoamérica un caos racial, los celtíberogodos podíamos tener países idénticos a los nuestros de no haberse producido esta mezcla, si sumamos la cantidad de españoles y portugueses a la cantidad de blancos que hay en Iberoamérica seríamos 220.779.496 de personas de pura raza mediterránea europea, raza celta o raza goda.

    Hay una cosa que suena desagradable en una época de “igualdad” de derechos para todos y es la “jerarquía”

    Se creará un Ministerio de Eugenesia, compuesto por dos departamentos, un departamento, dedicado, a esterilizar a todos aquellos, que no sean de pura raza mediterránea europea, celta o goda o que presenten enfermedades hereditarias, o sean descendientes de elementos asociales, nocivos o psicópatas, como dijo Nietzsche: “Procedamos, contra los enfermos como contra los criminales, impidámosles que se reproduzcan, el enfermo y el criminal, no deben ser considerados reproductibles”, y otro departamento, llamado, Departamento para la Selección y Mejora de la Raza, este departamento llevará a cabo una selección, de todos, aquellos hombres y mujeres jóvenes, que sean de pura raza mediterránea europea, celta o goda no presenten taras hereditarias y no sean descendientes de elementos asociales, nocivos o psicópatas, y se fomentará la unión entre ellos, el Estado, se comprometerá, a pagar con cuenta a los fondos de la Hacienda Pública, la manutención y enseñanza, de cuantos hijos tengan, incluso llegándoles, a dar, nuevas casas, si la casa anterior, se les ha quedado pequeña. Lo cual contribuirá a una explosión demográfica de las razas seleccionadas, y por lo tanto, a un mejoramiento, de la razas.

    Siendo la cuestión, de preservar la pureza racial, uno de los objetivos esenciales, que debe de llevar a cabo, la República de la Virtud, habida cuenta que la mezcla racial, crea el caos racial, destruye el alma de las razas, destruye las razas, destruye las etnias, destruye los pueblos, destruye las naciones, destruye la cultura, destruye la civilización y contribuye a crear un conglomerado racial, compuesto por todas las demás razas, de este modo, se consumará la mundalización, que es algo absolutamente odioso, y a lo que nos oponemos con todas nuestras fuerzas.

    Las uniones interraciales están terminantemente prohibidas, y serán nulas de pleno derecho. La única raza, que puede habitar España, es la raza mediterránea europea pura, la raza celta y la raza goda, todos aquellos, que no pertenezcan a estas razas, habrán de salir de España. Debemos dar una solución final, al problema de 650.000 gitanos que viven en España, bien devolviéndolos a la India, aunque hubiese, que pagar porque se quedasen con ellos, o bien llevando a cabo, su internamiento, en campos de concentración, en que los hombres, estarán separados de las mujeres, lo cual impedirá su reproducción, y, con el transcurso de los años, la raza de los gitanos, terminará por desaparecer. Serán eliminados de la sociedad, los 200.000 aristócratas, que hay en España.

    En toda Europa, se está produciendo una trasmutación racial, razas venidas de fuera, hombres sin patria, sin raíces, que vienen a quitarnos nuestros puestos de trabajo y nuestra patria, que no sienten ninguna preocupación y ningún apego por Europa, sino espíritu de revancha, y a que ven en Europa el continente de donde salió las razas que los esclavizaron, se están haciendo con el control de la sociedad, además, vienen a Europa y se traen consigo su propia forma de vida, negándose rotundamente a abandonarla, de tal modo, que los nacionales tenemos que soportar las costumbres de gentes foráneas teniendo nosotros que ceder, en vez de ser ellos los que se adapten a nosotros, la cantidad de inmigrantes es cada vez mayor, al ritmo actual para dentro de 25 años en toda Europa, los inmigrantes se habrán constituido en la mayoría de la población, quedando nuestras razas reducidas a una minoría, las razas europeas desaparecen, las poblaciones actuales de Europa solamente están creciendo gracias a que quienes tienen más hijos son los inmigrantes, los indígenas de Europa prácticamente no tienen hijos, con lo cual seremos cada vez menos. Un ejemplo ilustrativo, Suecia doblará su población que es ahora de 10 millones dentro de 2.000 años, y Nigeria que tiene 150 millones doblará su población dentro de 25 años:

    Los europeos llevamos 3.000 años creando Europa, pero Europa no quedará como herencia para nuestros descendientes, siendo ellos como son los únicos legitimados para heredar Europa, al final Europa será heredada, por todas las razas extraeuropeas que nos han invadido, terminando nosotros siendo extranjeros en nuestro propio país ¡Quo vadis Europa! Todo esto sucede porque estamos gobernados por psicópatas, degenerados y malvados. El antirracista es un traidor a su patria, un traidor a su raza, un degenerado, un psicópata, yo les acuso de alta traición, y pido para ellos la pena capital; no parecen darse cuenta de la verdadera realidad del terrible problema que se nos plantea, son unos miserables y unos afeminados. Un hombre verdaderamente hombre es un patriota, alguien que ama a su patria, y sí amas a tu patria debes querer lo mejor para ella, y lo mejor para nuestra patria, no consiste en que los inmigrantes terminen por hacernos extranjeros en nuestra propio país ¡europeos despertad, nos están engañando! ¡europeos a las armas, nuestra patria está en peligro! ¡europeos, revolución! Cambiemos por completo todo el sistema y transmutemos todos los valores que predica la degenerada sociedad actual, llamemos malo a lo que ellos llaman bueno, llamemos bien a lo que ellos llaman mal y transmutemos todos los valores de esta sociedad perversa que camina de forma inexorable hacia el esperpento.

    Esta es la máxima que lo determina todo: “Lo que somos y lo que, como pueblo, aun podemos llegar a ser, eso lo decide nuestra composición étnica” Todo aquel que no sea racista es un traidor a su patria, un traidor a su raza, un psicópata, un degenerado y un malvado, yo le acuso de alta traición y pido para él la pena capital.

    Ser racista es algo tan necesario que sin el racismo no podría explicarse la Historia,
    si uno sabe lo suficiente de Historia se dará cuenta que siempre ha ocurrido que un
    pueblo salvaje, bárbaro y no sedentario, terminaba por conquistar a otro pueblo que era de raza diferente y que era, sedentario y pacífico y siempre, absolutamente siempre el pueblo conquistador terminaba por convertirse en la casta aristocrática, guerrera y sacerdotal que dominaba y esclavizaba al pueblo sedentario, pacífico al que había conquistado. Toda la historia humana no ha sido otra cosa que una lucha de razas, esto es el principio de todo, este es el motor de la historia, sin racismo, ni siquiera hubiese habido Historia. Quien no esté de acuerdo con esto, entonces es que no ha entendido, o no sabe nada sobre la Historia y sobre la dinámica de poblaciones.

    Una raza humana es un grupo, o conjunto humano que se distingue clara y precisamente de los otros grupos por sus caracteres corporales, por su distancia genética, medida en la sangre y por sus actividades psíquicas, y que al reproducirse da siempre lugar a seres humanos que ofrecen idénticos rasgos que sus progenitores; y semejantes capacidades y actividades espirituales. ¿Quién pretende opinar que los negros de Sudán, que hablan inglés, sean de la misma raza que William Shakespeare?, ni tampoco imaginará nadie que Miguel de Cervantes Saavedra y los indios americanos que hablaban español y eran súbditos del mismo monarca, perteneciesen a la misma raza. La raza es un concepto biológico sobre el que nada pueden las leyes de los hombres.

    Nadie por muy poderoso que sea o por muchos decretos que dé hará que un hombre cambie su tipología racial; pero sí su condición de súbdito de este u otro país. También son suficientes una o dos generaciones y unas leyes enérgicas para que un pueblo aprenda y hable otro idioma distinto del que hablaba antes, y mejor veinte generaciones. Pero ¿ha cambiado con ello su raza? ¿los gitanos han perdido su tez morena, el negro azulado de sus cabellos, el negro obscurísimo de sus ojos, porque hablen español en España o sueco en Suecia? Es de tal evidencia que todo comentario resulta superfluo.

    Nadie puede, pues, cambiar de raza, aunque cambie de nación, de Estado o de idioma. Por ello es absurdo hablar de raza latina, eslava, germánica, soy de la tipología racial que delatará siempre mi anatomía, mi constitución, mi sangre, y toda la conducta psíquica, no el idioma, estado ni nación en que uno vive y habla. Yo niego que nadie que habite en España y no sea de pura raza mediterránea europea, pueda ser llamado o considerado español, lo niego en absoluto.

    Las mezclas étnicas continúan progresivamente en todas partes. Cuando dos poblaciones de lenguas y de nombres diferentes, pero de origen étnico semejante, se fusionan, italianos y franceses de la raza mediterránea europea, escandinavos y alemanes de la raza nórdica, por ejemplo, no hay peligro en cuanto a la herencia de uno y otro grupo, guardan uno y otro sus cualidades propias y sus valores raciales, así como una homogeneidad psíquica. Pero allí donde la amalgama se produce entre dos razas muy diferentes, puede iniciarse un verdadero peligro para la Eugénica, porque cada raza tiene un alma que le es propia y que lo caracteriza, en cuanto a sus facultades psíquicas y de toda índole, si se produce un cruzamiento entre razas excesivamente diferentes, el mezclado resultante, tendrá un alma distorsionada, al confluir en él, herencias genéticas excesivamente diferentes.

    La introducción de sangre extranjera en nuestra sangre, provoca la imposición de sus cualidades propias, neutralizando las nuestras o haciéndolas desviar. Hay que mantener contra todo y contra todos la postura firme de que la mezcla racial de razas excesivamente diferentes, supone una catástrofe, porque anula el espíritu del pueblo, el espíritu y las disposiciones psíquicas que le son propias a ese pueblo, cada raza tiene un espíritu que le es propio, al mezclar razas excesivamente diferentes, el resultado puede ser terrorífico, para el espíritu del mezclado, que invariablemente estará distorsionado.

    En E.E.U.U., según las estadísticas existen 25.0000.000 entre negros y mulatos, el número de mulatos aumenta a un ritmo de dos veces más rápidamente que el de los negros ¿cuál es el valor de estos mezclados?; es muy mediocre si lo comparamos con los blancos, los negros y mulatos hasta ahora no han demostrado estar en condiciones intelectuales adecuadas, para no terminar cayendo en la asistencia pública o en la mendicidad, en 1.865 se abolió la esclavitud en E.E.U.U., a pesar de lo cual los mulatos y los negros no han sido capaces de desarrollarse en absoluto, quedándose como se han quedado rezagados con respecto a otras razas, que llegaron al país posteriormente, mulatos no han hecho nada, no han demostrado nada. Podría citar de memoria el nombre de 200 grandes hombres blancos a lo largo de toda la historia de la humanidad, pero no podría nombrar el nombre de ningún gran hombre negro, creo que esto demuestra claramente que hay diferencias cualitativas entre las razas y que esas diferencias son hereditarias.

    La violenta resistencia que han hecho numerosos blancos a la introducción de los negros y mulatos en cualquier círculo de la sociedad americana, está inspirada, sin duda, en un sano egoísmo; y muchos, de pensamiento débil, lo han censurado, ¿pero no se ha mirado también cómo un impulso del instinto racial, que inconscientemente, encuentra su origen en el terror a las consecuencias de estas mezclas humanas excesivamente diferentes, que disminuyen cada vez más el “poder étnico” de los blancos; con todas las depreciaciones de valores, todas las taras que puedan sobrevenir, todas las decadencias políticas: toda su repercusión sobre la Historia?

    También las civilizaciones mueren por aumento de la entropía, vean sino la cantidad de civilizaciones que han desaparecido víctimas de la mezcla racial, es decir, de un aumento de la entropía, corolario, las civilizaciones que mantienen su pureza racial no perecen. Un pueblo sin alma es solamente una multitud y un pueblo que carece de pureza racial no tiene alma. Dos medias verdades no hacen una verdad y dos medias culturas no hacen una cultura y la cultura es la destilación del alma de un pueblo, la cultura será grande sí el pueblo preserva su pureza racial, de lo contrario el resultado será una mezcla inconexa de medias culturas entrelazadas que sólo servirán para aumentar la entropía. El progreso no es un accidente, es una necesidad, una parte de la naturaleza, pero este progreso se ve aniquilado sí albergamos en nuestra tierra a las razas rezagadas, ellas serán para nosotros un pesado lastre y tirarán de la sociedad y de la civilización hacia abajo y sí son muy abundantes, terminarán por destruir la civilización. Negar un hecho es lo más fácil del mundo, mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho y el hecho es que la mezcla racial de razas excesivamente diferentes resulta un total fracaso, anulado la raza peor dotada todas las buenas cualidades de la raza mejor, el hecho es este, esta es la verdad, pero hoy en día mucha gente fanática se empeña en no querer ver la verdad, sí es que en realidad la verdad es algo que les importa, lo pongo en duda, los fanáticos antirracistas no se avienen a razones, no les importa no tener razón sino que se cumplan sus deseos, con los fanáticos no se puede razonar, hay que ser más fuerte que ellos, sólo siendo más fuertes que ellos conseguiremos que la razón se imponga y desaparezca para siempre la entropía racial que nos conduce inexorablemente hacia el abismo, haciendo de nuestra nación una nación fracasada.

    Proporción racial en Iberoamérica

    B: M: Am: Mt: N: Z:

    México:————– 15 —-56——29
    Guatemala:———-27—–30—– 43
    El Salvador:———10—–70—– 20
    Honduras:————-3—–69—– 20—————-5———3
    Nicaragua:———–14—–74——- 8—————-4
    Costa Rica:———-85—–10————————- 5
    Panamá:————–18—–52——10—–15——- 5
    Cuba: ——————70———————–17——13
    R. Dominicana:—–28———————–60——12
    Puerto Rico:——— 70————————5——-25
    Venezuela:————25—-60——–1—–14
    Colombia:————-20—-51——–7—–14——–5———3
    Ecuador:—————10—-41——-39——5——–5
    Perú: ——————10—- 41—– 48—————-1
    Bolivia:—————–21—-27—– 52
    Brasil:——————20—-40——–2—–27——-11
    Paraguay:————– 5—–30——70
    Uruguay: ————–95——5
    Argentina: ———– 99—————1
    Chile:—————— 35—–65——-2

    B: Blanco M: Mestizos (blanco+india) Am: Indios aborígenes
    Mt: Mulato (blanco+negra) Z: Zambo (negro+ india)

    FILIACIÓN GENÉTICA DE LOS ESPAÑOLES DEBIDA A LA PROPORCIÓN DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS:

    grupo O: griegos antiguos, alemanes sajones, serbios
    grupo A: noruegos, alemanes bávaros, griegos antiguos, griegos de Asia menor
    grupo B: alemanes, ingleses, holandeses, sardos, austriacos
    grupo AB: noruegos, alemanes bávaros, sardos, griegos Asia menor

    Índice racial, filiación genética:

    Portugueses 6,10
    Holandeses 3,5
    Belgas 4,4
    Españoles 4,87
    Suecos 4,7
    Daneses 3
    Franceses 3,5
    Austriacos 2,7
    Alemanes 4,5
    Armenios 2,1
    Ingleses 4,5
    Italianos 4,3
    Griegos 2,5
    Búlgaros 2,6
    Rumanos 2
    Árabes de Tunicia 1,5
    Húngaros 1,6
    Rusos 1,3
    Judíos españoles 1
    Egipcios 1,2
    En cuanto al índice racial se puede comprobar que el valor dado para los españoles está comprendido entre los suecos, ingleses, belgas, alemanes, lo que demuestra claramente nuestra pertenencia al grupo racial indoeuropeo, nada de fábulas acerca de que nuestra raza es una raza mezclada, la península ibérica es la Escandinavia de la raza mediterránea europea e incluso en Escandinavia los lapones y esquimales constituyen un grupo bien diferente, pero en el caso de la península ibérica existe una gran homogeneidad racial cuanto más te alejes hacia el este disminuye el índice racial y hay un aumento del grupo B y del AB, que son grupos antioccidentales. los españoles en cuanto al índice racial superamos a los holandeses, belgas, suecos, daneses, franceses, austriacos, alemanes, ingleses, griegos, búlgaros, rumanos, húngaros, rusos, sólo estamos por debajo de los portugueses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s