“LORE”, un filme alemán …: las mujeres alemanas también perdieron la guerra…

Alemania año cero (primavera verano del 45), ayer domingo, en sesión de noche y en una sala (semi-vacía) de Bruselas, como los españoles ni siquiera los más receptivos o sensibles a temas y asuntos históricos poco nos imaginamos. Como si fuera hoy, como si en vez de setenta y cinco años (casi) hubieran pasado setenta y cinco minutos tan siquiera. ¡Poder catártico invisible, el del séptimo arte, mas aún que el del teatro en la antigüedad clásica (griega)! Tal y como lo volví a experimentar ayer -en propia carne como quien dice- cuando me vi acometido sin esperármelo -tras pasar delante de la sala con el anuncio del film bien visible y con gran destaque en la cartelera- por la memoria de los vencidos de la segunda guerra mundial, concretamente de las víctimas mas directas -niños y adolescentes- de la derrota alemana. Lo que me hizo cambiar mis planes sin pensarlo, en cuestión de un instante tan solo. Una pequeña joya cinematográfica este film alemán por los cuatro costados (o germano) que vuelve “apoderarse” de mí como me habrá ocurrido desde hace algún tiempo tras dar inicio a este blog con algunos films de factura alemana (o germana) precisamente todos ellos, como no habré dejado de hacerlo constar en estas crónicas. Films catárticos, y como tal insoportables, de nunca acabar, de los de andar mirando el reloj a cada minuto o casi, por la tensión comestible en la pantalla y en las mentes de los espectadores, y de los que acabo siempre saliendo doblemente satisfecho, del film y de haber podido podido resistir el embate hasta el último minuto sin ceder a la tentación de la estampida que desde el principio hasta el final no deja de atenazarme, y todos ellos relacionados -como un puro azar- con la historia alemana, de la primera y la segunda guerra mundiales, o si no, con el paisaje alemán o del Norte germánico de Europa tan cargado de historia aunque solo sea, como sucede en “Melancolía” (que ya comenté también en esas crónicas)

Lore-poster (1)

Un film muy logrado, “Lore”, de un punto de vista técnico desde luego, que contribuye poderosamente a la carga de catarsis que consigue derramar o descargar sobre los telespectadores. Hablo por mi por lo menos. Igual que en un plano puramente artistico. Esos paisajes sacados de la Selva Negra, teatro geográfico del romanticismo alemán por excelencia y de la obra de algunos de sus exponentes mas emblemáticos como el gran pintor romántico Caspar David Friedrich, contemporáneo de Goya y mucho más conocido y divulgado en España en sus cuadros y retratos que a través de su nombre (tan germano) exponente principalísimo de lo que se de en llamar hoy el primer romanticismo  (o romanticismo primero) Es curioso, no he estado muchas veces en mi vida en Alemania, pero ciertas vistas y paisajes del film me hacían recordar irresistiblemente las que me ofrecían al amanecer el paisaje y los cielos aquellos subiendo desde Achen -Aix-la-Chapelle (en español Aquisgrán)- junto a la frontera belga direccion Hannover, en la cabina de un camión que me paro ya anochecido en un viaje hasta Berlin por mi cuenta y riesgo (en autostop quiero decir), residiendo hacia ya tiempo aquí en Bélgica, en el verano del 90, meses después de la caída del Muro apenas. ¿Mi apellido alemán, de Krohn, lo que me hace tan sensible al paisaje alemán como me ocurrió entonces y prácticamente todas las veces que pisé suelo alemán en mi vida? Los paisajes europeos, de los diferentes países que conozco -en el marco de la Europa occidental (UE) me refiero- en general simpre me gustaron, aquí todos ya lo saben, pero con los paisajes alemanes me veo asaltado de pronto por la historia y la memoria de forma casi imparable, fatídica como quien dice. “Eres más alemán de lo que tú te crees, Juan”, me dijo en plan de confidencia una amigo de los años de adolescencia que me volví a encontrar a mi salida de la cárcel portuguesa. Un poco más (sobreentendido) que el resto de los españoles, o asi lo entendi al menos.

Tal vez sea eso, esa voz misteriosa de la sangre que atraviesa (fatalmente) los Pirineos, por más que algunos españoles parezcamos oirla mas fuerte y más a menudo que otros. “Lore” basado en la novela de autora alemana (de origen), “La cámara oscura”, es la historia de una joven adolescente alemana hija de un oficial de alta graduación del régimen nazi, desstinado en la unida de élite (“Totenkopf” Panzer Division) de las SS, creada por el propio Führer; en los momentos que siguen y preceden inmediatamente la derrota alemana. Como un pequeño milagro, no me digan, el que este film de vanguardia en tantos aspectos haya podido escapar -como no deja de observarlo algun que otro comentario en la discusión sobre el film en el semanario “Der Spiegel“- haya podido pasar por el flitro (sic) -de lo politica e historicamente correcto- porque me pregunto si en la historia cinemtografica de la posguerra existe algún film que de cuenta de forma tan objetiva, y tan cruda a la vez y tan realista y tan creíble el psicodrama -de apocalipsis- que se vivió en Alemania de lado de los vencidos y en particular en los mas indefensos y mas jóvenes -y doblemente inocentes- de todos ellos, en el momento del derrumbe. El comentario de “Der Spiegel” -como cabia esperar- no deja de subrayar todos los perfiles “incorrectos” del principal personaje, Lore, la joven adolescente protagonista. Y en particular esa fe en la victoria final de la que da muestras, como un eco no más, si bien se mira, de lo que se respira en otras muchas escenas del film y de lo que se repiraba sin duda un por todas partes en Alemania en la hora de la derrota. Lo que hace si cabe aun más tragica y más defintiva e irreversible su derrota , y tal vez insoslayable, como el pasado que no pasa (…)

José Antonio -comparaciones odiosas- tal y como se deduce de sus papeles postumos y de su actitud y comportamiento en las emanas que precedieron a su muerte, preso en la carcel de Alicante, había perdido ya la fe en la Victoria (de los suyos) -“los que van a ganar ahora”, a saber los rojos) escribe en “Germanos contra bereberes”- y hasta los joseantonianos más incondicionales (y más devotos) no podrán negarme que hubieran preferido un José Antonio distinto, empecinado -hasta la muerte- en una fe ciega en la victoria de aquellos a los que él había lanzado en suma a la lucha (y a la guerra). Con esa fe ciega sin capitulación (sin armisticio) que vivieron hasta el final muchos alemanes y alemanas. Se piense de ellos -y de su actitud y de sus ideas de entonces- lo que se quiera. Y eso por mucho que aquellos incondicionales a los que aludo pretenden hoy contentarse con ese remedio postizo -como un sucedaneo- de la Revolucion, de una fe en la Revolución (nacionalsindicalista, o lo que sea)- tal y como lo siguen proclamando algunos celadores más recalcitrantes del culto iconográfico a su figura. “Lore” no es un film apologético que quede claro, no es óbice que esta cargado de moraleja. Y la primera y principal me la dicta algo que vuelve a verse encarnado en este film como sucedía en “Una mujer en Berlin” -que también comenté en estas crónicas. Y es el aplauso que se merecen una y otra de un tipo de mentalidad que se puede calificar de feminista (…) Lo que viene a traducir a mi juicio algo que salta a la vista por más que se vea enterrado en la memoria colectiva desde entonces (desde el 45). Y es que si hubo holocaustos en la segunda guerra mundial, hay uno que hasta ahora se silenció en extremo, y lo fue el de la mujer alemana. Y parece significativo en extremo ese toque feminista (omni) presente en cierto tipo de revisionismo histórico de libre circulación en el mundo de hoy (sin las censuras y la represion que conocen y sufren otro tipo de revisionistas). Como si la rebelión de la mujer que vive el mundo los tiempos que corren -en un fenómeno de la mayor amplitud no sin parangón con la celebre rebelión de las masas que estudió Ortega- arrancase en linea directa de la derrota alemana. Feminismo y holocausto de mujeres alemanas, lo que nadie dice (o no se atreve a decir, por lo que sea).

===

Fuente: Las Crónicas de Juán Fernández-Krohn

http://blogs.periodistadigital.com/juanfernandezkrohn.php/2013/03/11/feminismo-y-derrota-alemana-lo-que-nadie#comments

Nota de HIRANIA:

Tenemos el honor de reproducir este artículo de Juán Fernández-Krohn, condicionado al permiso de su autor. Debemos añadir que el escritor  Curzio Malaparte escribió la obra teatral: “También las mujeres perdieron la guerra”, ambientada en Viena.

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en Alemania, belleza, DEUTSCHLAND y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “LORE”, un filme alemán …: las mujeres alemanas también perdieron la guerra…

  1. Me gustaria leer en italiano la obra de Curzio Malaparte Las mujeres también perdieron la guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s